¿Qué es y como se utiliza la mesa de la paz? – Our peace corner

mesa de la paz - montessori en casa

(scroll down for English)

Hoy os voy a enseñar nuestra mesa de la paz, que es algo que me habéis preguntado mucho y tenía pendiente desde hace tiempo. Antes de seguir, si queréis saber más sobre cómo integrar Montessori en vuestro estilo de crianza os recomiendo echarle un vistazo al mini-curso gratuito "Filosofía Montessori para familias".

Volviendo a la mesa de la paz, en realidad en nuestro caso, más que una mesa es una cesta, porque así ahorramos espacio y además nos resulta más fácil cambiarla de lugar si es necesario; por ejemplo antes de nacer Sara la teníamos en una mesa baja, cuando ella empezó a ponerse de pie la pusimos en un sitio donde no pudiera alcanzarla y ahora que empieza a entender para qué sirve la vamos a volver a poner en un lugar donde pueda alcanzarla.

DSC_0001

¿Para qué sirve la mesa de la paz?

La mesa de la paz es un instrumento que ayuda a la resolución de conflictos, ya sean internos o externos:

  • Conflictos internos: Un niño (o adulto) se siente frustrado, nervioso, triste, enfadado, pero no necesariamente provocado otra persona. En ese caso el niño puede utilizar la mesa de la paz para tomarse el tiempo necesario para identificar cómo se siente y serenarse.
  • Conflictos externos: Dos niños (o dos adultos, o niño-adulto) tienen un conflicto entre ellos. En ese caso ambos van a la mesa de la paz para resolver el conflicto (en caso de niños muy pequeños puede ser necesaria la intervención de otra persona, pero lo ideal es que el conflicto lo resuelvan los implicados por sí solos).

¿Qué objetos contiene la mesa de la paz y cómo se utilizan?

Para explicaros cómo utilizamos la mesa de la paz en casa os voy a mostrar los objetos que componen la nuestra; cada mesa de la paz es diferente y los objetos pueden variar, pero su uso y su objetivo serán similares.

Un objeto agradable para sostener en las manos

  • Para un conflicto interno: el niño puede cogerlo para fijar su atención en él y de este modo "centrarse" si estaba nervioso.
  • Para un conflicto entre dos: Los dos niños tienen que hablar por turnos para exponer como se han sentido por lo que el otro ha hecho. El objeto ayuda a establecer el turno de palabra, sólo puede hablar quien lo tiene en la mano.

Nosotros tenemos este corazón (es de esos blanditos "anti-stress", que a veces viene bien para liberar la energía extra que produce un enfado).

DSC_0018

Un reloj de arena o una "bola de nieve"

  • Para un conflicto interno: tanto el reloj de arena como la bola de nieve ayudan al niño a tomarse un tiempo para calmarse y poder analizar cómo se siente.
  • Para un conflicto entre dos: En casos en que el conflicto ha subido de intensidad y ninguno de los dos está en disposición de hablar calmadamente, podemos utilizar el reloj de arena para esperar unos segundos (o minutos) mientras baja la intensidad de las emociones.

Nosotros tenemos este reloj de arena que dura un minuto y me gusta porque es bastante grande, pero uno pequeño puede servir igualmente, y una bola de nieve también (en ambos casos es preferible que no sea de cristal, ya que en un momento de conflicto puede resultar peligroso)

DSC_0027

Una campana para anunciar la resolución del conflicto

  • Para un conflicto interno: No siempre se utiliza, pero si al niño le apetece anunciar que ya se siente mejor puede hacerlo tocando la campana.
  • Para un conflicto entre dos: Cuando los dos implicados en el conflicto han hablado y han resuelto sus diferencias pueden tocar la campana los dos juntos para anunciar que han resuelto el conflicto.

Nosotros tenemos este timbre pulsador que a los niños les encanta y para tocarlo ponen una mano sobre otra. Éste es muy sencillo, pero si queréis un timbre realmente especial echadle un vistazo a éste timbre de latón. Y si preferís una campana, ésta es muy resultona.

DSC_0031

Un instrumento musical relajante (opcional)

  • Para un conflicto interno: Cumple una función similar a la del reloj de arena, ayuda a pausar un momento y calmarse.
  • Para un conflicto entre dos: En este caso tenemos que valorar la situación porque si los niños están muy enfadados y no quieren compartir el instrumento podría incluso agravar el conflicto, en ese caso es mejor colocar el reloj de arena sobre la mesa y que ambos niños lo observen. Pero sí puede ser una buena idea utilizarlo cuando veamos que ambos están dispuestos a utilizar el instrumento juntos. Cada situación es diferente!

Nosotros tenemos este palo de lluvia, que para que suene bien hay que moverlo despacio, lo que invita a pausar y controlar el movimiento del cuerpo, y además cuando suena es muy relajante.

Otra idea que me encanta es un cuenco tibetano, está en mi lista de deseos desde hace tiempo y cuando lo compre seguramente lo incluiremos en nuestra mesa de la paz.

DSC_0029

Algún libro sobre la paz, las emociones... (opcional)

  • Para un conflicto interno: El niño puede utilizar el libro para identificar cómo se siente, para ver cómo se siente el personaje del libro en una situación similar...
  • Para un conflicto entre dos: El niño que tiene la palabra puede utilizar el libro para expresar cómo se siente.

Nosotros tenemos el "Emocionario", que aunque abarca muchas emociones y puede resultar algo complejo para niños pequeños, está muy bien por las imágenes que describen cada emoción. Éste lo utilizo sobre todo yo, que también necesito la mesa de la paz de vez en cuando, y a veces lo leo con Alejandro, pero no suele ser en los momentos de conflicto.

También tenemos "How do you feel" (la versión en español es "Cómo te sientes"), que es muy sencillo, tiene una emoción en cada página y se centra en lo que habitualmente suele afectar más a los niños (enfado, tristeza, vergüenza, culpa...) e incluye sensaciones que no son emociones, como el hambre y el sueño, que todos sabemos la influencia que tienen en el estado de ánimo de los niños (y no tan niños). Éste lo utilizan mucho, incluso Sara empieza a fijarse en las emociones cuando Alejandro se las señala en el libro.

Otro libro que puede ir muy bien es el archifamoso "El Monstruo de Colores", que asigna un color a cada emoción, lo que puede resultar de ayuda con niños pequeños cuando tal vez no terminan de asociar el nombre de la emoción pero fácilmente pueden asociar el color y decir "Ahora mismo estoy de color rojo!" en vez de "Ahora mismo siento ira!".

DSC_0033

Y esto es todo lo que contiene nuestra mesa de la paz. Hay muchas otras cosas que se pueden incluir, pero como no quiero alargarme demasiado (ups... demasiado tarde!), os he preparado una recopilación de mesas de la paz para que os inspiréis si queréis crear la vuestra, no os perdáis el post 15+ Mesas de la Paz que te inspirarán.

---------------

peace corner - montessori en casa

Today I'll show our peace table, which is actually more like a basket, because it saves space (precious in our home) and also makes it easier to change its location if necessary; for example before Sara was born we had it on a low table, when she began to stand up we put it in a place where she could not reach it and now that she is beginning to understand what it is we are going to relocate it in a place where she can reach it and use it.

What is the peace table?

The peace table is an instrument that helps with conflict solving, whether internal or external:

  • Internal conflicts: A child (or adult) is frustrated, nervous, sad, angry... but not necessarily caused by another person. In this case the child can use the table of peace for taking the time to identify how she feels and calm.
  • External conflicts: Two children (or two adults, or child-adult) have a conflict between them. In that case both go to the table of peace to resolve the conflict (in the case of very young children the intervention of another person may be necessary, but ideally you resolve the conflict concerned themselves).

What objects are on the peace table and how are they used?

To explain how to use the peace table at home I am going to show the objects that we have in ours; each peace table is different and objects may vary, but their use and its goal will be similar.

A nice object to hold in hands

  • For an internal conflict: the child can hold it to fix their attention on it and thus "focus" if he was nervous or overwhelmed.
  • For a conflict between two: The two children have to take turns to explain how they have felt about what the other did. The object helps set the speaking turn, only who has it in their hands can speak.

We have this heart (is one of those cuddly "anti-stress", which sometimes is good to release the extra energy produced by anger).

An hourglass or "snowball"

  • For an internal conflict: both the hourglass as the snowball help children take time to calm down and to analyze how you feel.
  • For a conflict between two: In cases where the conflict has risen in intensity and neither is willing to talk calmly, we can use the hourglass to wait a few seconds (or minutes) while lowering the intensity of emotions.

We have this hourglass that lasts a minute and I like it because it is quite large, but you can also use a small one or a snowball (in any case it is better plastic than glass, as in a time of conflict it can be dangerous).

A bell to announce the resolution of the conflict

  • For an internal conflict: not always used, but if the child feels like announce that he is feeling better, he can do so by ringing the bell.
  • For a conflict between two: When the two involved in the conflict have talked their differences they may ring the bell together to announce that they have resolved the conflict.

We have this hotel bell that children love, and they can ring together with one hand over another.

A relaxing musical instrument (optional)

  • For an internal conflict: It has similar purpose as the hourglass; it helps pause a moment and calm down.
  • For a conflict between two: In this case we have to analyze the situation because if the children are very angry and don't want to share the instrument it could even aggravate the conflict, then it is best to place the hourglass on the table and both children can observe it. But it may be a good idea to use the instrument when we see that both are willing to use it together. Each situation is different!

We have this rainmaker, that needs to be moved slowly in order to make a nice sound, which invites you to pause and control the movement of the body, and also the sound is very relaxing.

Another idea that love is a Tibetan bowl, it's been on my wishlist for some time and when I finally buy it we will probably keep it in our peace table.

A book about peace, emotions... (optional)

  • For an internal conflict: The child can use the book to identify how she feels, to see how the character of the book feels in a similar situation ...
  • For a conflict between two: The child who is speaking can use the book to express how she feels.

We have "Emocionario" which covers many emotions and although can be a bit complex for young children, the images that describe each emotion are relly good. I use it mostly, I also need the peace table from time to time, and sometimes I read it with Alejandro, but not usually in times of conflict.

We also have "How do you feel", which is very simple, has an emotion on every page and focuses on what most usually affects children (anger, sadness, shame, guilt...). It also includes feelings that are not emotions, such as hunger and sleepinees, and we all know the influence they have on the mood of children (and grown-ups!). We use it a lot, even Sara begins to notice the emotions when Alejandro shows her in the book.

And this is what we have in our peace table. There are many other things that can be included, but as I do not want to extend too much (oops... too late!), I have made a compilation of peace tables and peace corners to inspire you if you want to create your own, do not miss the post next Tuesday!

(Visited 131.081 times, 1 visits today)

Otros posts que te gustarán:

53 comentarios

  1. Jo, nosotros pusimos una hace tiempo pero mi hija no le hacía ni caso y la he guardado. Quizás ahora que el peque tiene casi 2 años vuelva a intentarlo.
    Confieso que a los mayores nos cuesta predicar con el ejemplo y eso es clave.
    No me entero muy bien de lo de la fiesta de enlaces pero igual intento subir una imagen.

    1. Has dado en el clavo, Elena, predicar con el ejemplo es crucial! Si los niños ven que tenemos una mesa de la paz pero no nos ven utilizarla, por mucho que les expliquemos cómo funciona no van a utilizarla ellos tampoco. También es verdad que al haber más niños se dan más situaciones en las que utilizarla, así que tal vez si la montas de nuevo ahora vaya mejor! 😉

    1. Hola Janire,
      Con un año me parece un poco pronto para que la utilice ella, pero tal vez puedas ponerla y empezar a utilizarla vosotros, así por un lado vais cogiendo la costumbre de utilizarla (que a los mayores no nos viene nada mal tampoco) y por otro lado ella os va a ver y cuando sea un poco más mayor va a saber cómo utilizarla casi sin necesidad de explicárselo 😉

  2. Muy interesante tu información Cristina.
    Yo, de pequeña en mi escuela (que no era oficialmente Montessori) hacíamos algo similar. Todos los viernes nos sentábamos con una manta o alfombra en círculo y todos tomábamos turno para hablar de problemas personales o que surgieron en la semana en la escuela. De eso ya han pasado casi 20 años y aún lo recuerdo, era una conexión fuerte entre todos y muy pacífico. Aunque nuestros problemas fueran simples como-Daniela tomo mi lápiz y no me lo pidió. Pero eran importantes para nuestra edad.

    1. Gracias Verónica! Me parece otra buena manera de resolver conflictos y conectar con los sentimientos de los demás. Que suerte tuviste de que en tu escuela alguien decidiera dedicar unos minutos cada viernes a hacerlo, a veces cosas tan pequeñas marcan una gran diferencia, verdad?

  3. Que bonita tu mesa de la paz! Es muy pronto para nosotros, pero igual la empiezo a poner y utilizar con mi marido — que a los adultos hace falta también (o más?)! Además, muchas gracias por destacar mi post, me alegro de que te haya gustado. Esta idea de la fiesta de enlaces me parece genial, he descubierto un montón de blogs nuevos e interesantes!

    1. Gracias Carlotta! Es una buena manera de conocer otros blogs, verdad? A ver si se va animando más gente a participar en las fiestas de enlaces! Un saludo! 🙂

  4. Hola Cristina:
    Yo tuve la mía ,pero cuando tenía un solo niño no la usé nada,pero con dos, ¡Ah fue otra cosa! Súper necesaria. Yo la llamaba la mesa de reflexión y tenía mis propios objetos ,claro, los chicos hablaban por turnos y era hasta divertido,oír sus “conflictos”, y conseguía a través de mis objetos y de la exposición que el “problema” se diluyera. Nunca he hablado de ello en el blog, pero igual me animo cuando pueda.
    Un abrazo!!

  5. Trabajo una mañana a la semana en una guardería por horas Montessori (hay bastantes en Suiza). No tenemos mesa de la paz porque la mayoría de los niños son demasiado pequeños. Como máximo están dos horas por lo que no suele haber conflictos y si los hay lo que usamos es una colchoneta y los cojines.
    Me encanta como expones la idea para todo el mundo.
    Gracias!

  6. ¡Hola! Muchísimas gracias por este post 🙂
    Tengo un bebé que dentro de muy poco cumplirá su primer año y tengo pensado, algo más adelante, poner una mesa de la paz. Mi duda principal es: ¿cómo se les empieza a explicar la mesa, su objetivo, sus reglas…? ¿Tienes alguna recomendación al respecto?

    Mil gracias

    1. Lo ideal es explicarle al niño cómo se llama cada objeto y para qué lo podemos utilizar, y luego ir mostrándole con la práctica, sobre todo cuando son pequeños la explicación no les va a servir de mucho, pero ver cómo la utilizamos sí que les va a animar a utilizarla ellos.

      Un saludo!

  7. Hola Cristina, he leído esto hace tres horas y te puedo decir que estaba deseando ir a por las niñas (tengo 3) al colegio a la hora de la comida y explicárselo cuando llegara a casa. El caso es que no he podido aguantar y ya se lo he contado por el camino. En cuanto han terminado de comer nos hemos puesto a hacerla y ya tenemos lista nuestra cesta de la paz. Da la casualidad de que tenemos todos esos objetos (sacados de juegos de mesa) y el libro emocionario que me lo trajeron los Reyes Magos este año; nos falta los palos de lluvia. Así que ya la hemos usado y hasta hemos practicado con conflictos ficticios, jajaja.

    Imagino que nos costará usarla, hasta que le cojamos la práctica, claro. Ya te iré contando cómo sale ya que con tres hijas en casa (de 10, 7 y 5 años) surgen conflictos frecuentemente.

    Muchas gracias por este maravilloso blog y todos tus artículos tan cercanos y tan bien explicados.

    1. Hola Alicia,
      Pues creo que era de publicidad pero se borraron las letras hace tiempo, así que no te sé decir dónde encontrarlo…

    2. Pues yo he ido a bucar el emocionario en Amazon y en los enlaces de abajo ponía los clientes tambien compraron… el palo de lluvia y el corazon! 😀
      Parece que somos unos cuantos los que de aquí, vamos a Amazon!

    1. Se puede presentar desde que son muy pequeños y que vean cómo la utilizamos los demás para familiarizarse con ella, yo diría que incluso desde el año y medio, pero para que la usen ellos necesitarán un poco más de tiempo, y sobre todo al principio tendremos que acompañarles y ayudarles a verbalizar lo que sienten.

      Un saludo! 🙂

  8. Interesante…me encanta tu blog. Soy mamá de una niña de casi 3 años y me gusta la filosofía Montessori. A pesar de que trabajo fuera de casa, mi tiempo libre lo dedico a informarme y educar a mi hija. Sueño con dejar de trabajar y dedicarle más tiempo.

    Tu página con todos sus recursos me han sido de mucha ayuda. Gracias!

  9. hola Cristina! el post es verdaderamente interesante! pero hay una cosa que no me ha quedado muy clara…. la mesa de la paz siempre está a disposición del niño… pero… se puede usar en todo momento? es decir… tambien cuando el niño está tranquilo y va porque le apetece o tiene que entender que es algo que se usa solo en situacion de conflicto??? muchisimas gracia!!!!!!!

    1. Hola Silvia,
      La mesa de la paz sería igual que cualquier otro material, una vez que se le ha presentado al niño la puede utilizar siempre que quiera, no necesariamente para resolver un conflicto, tal vez le apetezca sentarse un rato a calmarse si está nervioso, por ejemplo…

      Un saludo! 🙂

  10. Hola!
    Hemos probado varias estrategias de este estilo con mi hijo (ahora tiene 3 años). Hemos trabajado sobretodo con la identificación de las emociones y la respiración como medio para tranquilizarnos. Cuando era muy pequeño (18 meses a los 2,5 años) funcionó muy bien. SI se hacia daño o se frustraba en general podíamos hablar con el y ayudarlo a identificar la emoción (y el problema), expresarla y poco a poco, calmarse (resiprando) y mirar de resolver el conflicto. Hemos intentado no abusar de ello, pero nuestra sorpresa ha sido que últimamente la mayoría de ocasiones, se niega a dialogar, respirar… es más, si ve que TU respiras (para no perder la calma en plena rabieta de niño de 3 años) aun se enfada más y te dice “no respireeeeees”!!! En alguna ocasión me ha dicho muy enfadado “quiero llorar!!” (Lo que me parece lícito y le he dejado desahogarse a gusto….pero no me ha dado la sensación de que le ayudara en gran cosa).
    Estaba leyendo tu post porque hace tiempo que pensaba en las “calm down bottles” y pienso que el palo de lluvia puede ser también algo útil… o el simple hecho de tener un espacio definido. Lo del dialogar por turnos hay que probarlo. El corazón lo tengo igual por casa de publicidad! 😉
    Pero no se como va a reaccionar viendo la oposición que muestra últimamente. Algún consejo sobre estas fase de oposición? Pongo la “mesa” igualmente o mejor espero un poco a un momento en que esté más receptivo? Me da miedo que le “coja manía”… Alguna experiencia en este sentido?
    Gracias!

    1. Hola Roser,
      Si ves que el hecho de ofrecerle la mesa de la paz le enfada aún más es mejor no forzar la situcaión, pero puedes probar a utilizarla tú con otra persona cuando el peque esté tranquilo y os esté viendo. Tal vez así al ver como la utilizan otras personas se anime a probar…

      Ánimo y un saludo! 🙂

  11. Hola,soy Santiago, mi abuelita me ha prestado su teléfono y yo puise preguntar sobre las matemáticas me han inspirado y a mi prima es al revés; las odia.Yo siempre he querido ayudarle pero haga lo que haga NO le gustan y como me inspira Montessori puise buscar materiales de matemáticas para niñ@s de 8 años en adelante.Gracias!!! :).

  12. Hola, me parece super interesante. En mi caso existe conflicto entre mama y papa y la niña esta afectada notoriamente en su comportamiento (sobre todo por ella) Quisiera me ayuden, necesito la mesa de la paz urgente. En donde puedo cobseguir todos esos materiales o con cuales otros puedo reenplazarlos…Graacias, espero su ayuda

    1. Hola Ruth,
      Puedes crear una mesa de la paz sin necesidad de todos estos materiales, esto son sólo ideas y sugerencias, pero lo único que necesitas realmente es crear un espacio en el que podáis expresaros sin juzgar, el único objeto necesario sería el que utilicéis para el turno de palabra, como el corazón rojo en nuestro caso, en vuestro caso puede ser cualquier objeto que elijáis. 🙂

  13. Hola Cristina! Soy una futura mamá primeriza embaraza de 12 semanas, apasionada de los niños y la enseñanza, aunque mi profesión no tiene nada que ver, me estoy empapando todo lo que puedo, me llama la atención la mesa de La Paz, pero mi duda es cuando empezarla y como “enseñarle” a usarla, ya sé que en el método montessori no se dan órdenes pero no acabo de entender cómo mostrarle las actividades…

    1. Hola Teresa,
      La mejor forma de mostrar cómo se usa la mesa de la paz es usándola nosotros mismos cuando tengamos un conflicto que resolver en casa, cuando necesitemos tomarnos un momento para manejar nuestras emociones…

      Un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *