Navidad consciente – Conscious Christmas

navidad-consciente

(scroll down for English)

Todos los años por estas fechas recibo muchas preguntas sobre cómo se plantea la celebración de la Navidad desde el punto de vista de la filosofía Montessori, es un tema sobre el que hay muchas opiniones y algo de confusión (alguna vez me han llegado a decir "¿Pero en casa celebráis la Navidad? Eso no es muy Montessori, ¿no?").

María Montessori seguramente celebraba la Navidad según las tradiciones católicas, ya que esa era su religión, pero estoy segura de que si viera algunas de las cosas que se hacen hoy en día en nombre de la Navidad no estaría muy de acuerdo con ellas, y no sería la única, creo que somos muchos los que opinamos igual. Me refiero a cosas como el consumismo, la pérdida del significado de la Navidad y la utilización de figuras como Papá Noel y los Reyes Magos como herramientas de manipulación disfrazadas de ilusión.

Tal vez con esta última frase alguien pueda sentirse juzgado o incluso molesto, y para nada es mi intención, así que si todavía sigues conmigo, me explico:

Sé que hay muchas familias que no utilizan a Papá Noel y a los Reyes Magos con el fin de manipular o chantajear a sus hijos para que "se porten bien", sino que lo hacen porque quieren ofrecerles esa ilusión, esa magia de la que tanto se habla en estas fechas. Me alegro de que al menos algunas familias hayan superado aquello de "Si no te portas bien te traerán carbón", pero esa ilusión, por bienintencionada que sea, no deja de ser una mentira. Cada familia es libre de decidir qué hacer en su casa, pero con este post y con este RetoMontessori de Diciembre me gustaría que al menos tomemos esas decisiones de manera consciente, de ahí el nombre del reto: Navidad consciente.

Papá Noel y Reyes Magos; ¿ilusión o mentira?

Empiezo con este tema, que sé que es uno de los que más confusión, dudas y controversia provocan. He llegado a escuchar conversaciones bastante acaloradas sobre si los niños deben saber la verdad sobre Papá Noel y los Reyes Magos o no, y sinceramente, pienso que es normal y saludable que cada uno tenga su opinión y quiera defenderla, pero considero que por encima de todo debe estar el respeto hacia las opiniones y decisiones de los demás, las compartamos o no.

Dicho esto, mi opinión personal sobre este tema es que no quiero mentir a mis hijos, ni sobre esto ni sobre nada, quiero que nuestra relación se base en el amor, el respeto y  la confianza, y si les miento estoy minando tanto el respeto como la confianza, así que para mí está muy claro, lo he tenido claro desde mucho antes de ser madre y de conocer Montessori, pero respeto y no juzgo a quien lo vea de otra manera.

Hace un año hablé sobre esto en este post sobre Navidad y Montessori, así que no me quiero repetir, te animo a leerlo y a sacar tus propias conclusiones 😉

El significado de la Navidad

Al hilo del tema anterior, mi punto de vista es que la ilusión y el espíritu navideño no tienen por qué apoyarse en la creencia de que un señor con barba blanca o tres reyes de oriente vienen a casa a traernos regalos. Para mí el significado de la Navidad es otro, y así intento transmitírselo a mis hijos.

De nuevo te remito al mismo post sobre Navidad y Montessori, en el que también hablé de cómo en casa damos sentido a las tradiciones, explicando a los niños por qué las celebramos, cuál fue su verdadero origen, qué diferentes tradiciones hay en diferentes partes del mundo...

Para mí esto es mucho más enriquecedor y da una visión mucho más auténtica y consciente de lo que de verdad significa la Navidad, que no tiene por qué ser lo mismo para todo el mundo.

El consumismo

Éste es otro tema que va muy ligado a la Navidad y sobre el que a mí me gusta concienciar a mis hijos (y a mis familiares en general).

No es ninguna novedad que vivimos en una sociedad consumista, pero en las fechas cercanas a la Navidad la fiebre consumista se dispara y parece que si no compramos todo lo que nos entra por los ojos no podemos ser felices, más de una vez me he horrorizado al escuchar en alguna película o serie (incluso las dirigidas a público infantil) frases como:

"¡Oh no! Han desaparecido todos los regalos, ¡tenemos que encontrarlos para salvar la Navidad!"

¿Cómo? ¿Me estás diciendo que necesitamos los regalos para "salvar" la Navidad? ¿Si no hay regalos la Navidad ya no vale? ¡¡Pero qué tipo de mensaje es ese!!

Lo malo es que estamos tan acostumbrados a este tipo de mensajes que a veces ni somos conscientes de lo que realmente está llegando a nuestro cerebro, y peor aún, al de nuestros hijos, que están construyendo su escala de valores y reciben ese mensaje como válido y positivo.

Vuelvo a repetir lo de antes, no creo que sea cuestión de volverse extremista, pero sí considero importante ser consciente, y ayudar a nuestros hijos a que también ellos lo sean.

Creo que no hay nada de malo en regalar y recibir regalos, me parece algo muy bonito, pero me gusta que mis hijos vean que un regalo no siempre tiene que ser algo que compremos, sino que también puede ser algo que hagamos con nuestras manos, o una experiencia, o que también podemos regalar nuestro tiempo, nuestro saber...

Y también considero importante tener en cuenta el tema de la gran cantidad de residuos que generamos, que en estas fechas aumentan debido a los envoltorios de los regalos. Se puede envolver regalos de una forma más sostenible, pero para no enrollarme más, la semana que viene le dedicaré un post a este tema.

Respecto al tema de los regalos y el consumismo te dejo varios posts que te pueden interesar:

 

En el webinar del viernes 2 de Diciembre hablaremos de todo esto y compartiremos experiencias y puntos de vista.

Si te interesa este tema y quieres asistir al webinar del viernes 2 de Diciembre, puedes unirte ahora a RetoMontessori, te espero el viernes a las 19:00 (hora de Madrid), si no puedes asistir en directo podrás ver después la grabación del webinar en la zona privada de RetoMontessori ?

[cresta-social-share]


conscious-christmas

At this time of the year I always receive many questions about how the celebration of Christmas is approached from the Montessori philosophy, it is an issue on which there are many opinions and some confusion (I have ever been told "But do you celebrate Christmas at home? That's not very Montessori, is it?").

Maria Montessori certainly celebrated Christmas according to Catholic traditions, since that was her religion, but I'm sure that if she saw some of the things that are being done today in the name of Christmas she would not agree with them, and she wouldn't be the only one, I think we are many who think alike. I am referring to things like consumerism, the loss of the meaning of Christmas and the use of figures such as Santa Claus and the Three Wise Men as tools of manipulation disguised as the magic of Christmas.

Maybe with this last sentence someone can feel judged or even annoyed, and it's not my intention, so if you're still with me, let me explain:

I know that there are many families who do not use Santa Claus and the Three Kings in order to manipulate or blackmail their children so that they "behave well", but because they want to offer them that magic. I am glad that at least some families have overcome that "If you do not behave well they will bring you coal", but that magic, however well intentioned, is still a lie. Each family is free to decide what to do at home, but with this post I would like at least to inspire you to make those decisions in a conscious way, hence the name of the challenge: Conscious Christmas .

Santa Claus and Three Wise Men; magic or lie?

I begin with this one, which I know is one that causes the most confusion, doubts and controversy. I have come to hear rather heated conversations about whether the children should know the truth about Santa Claus and the Magi or not, and honestly, I think it is normal and healthy for everyone to have their opinion and want to defend it, but I consider that above everything there should be respect for the opinions and decisions of others, whether we share them or not.

That said, my personal opinion on this subject is that I do not want to lie to my children, neither about this nor about anything, I want our relationship to be based on love, respect and trust, and if I lie to them I am undermining respect and trust, so for me it is very clear, it has been since long before I was a mother and got to know Montessori, but I respect and do not judge anyone who thinks otherwise.

A year ago I talked about this in this post on Christmas and Montessori, so I do not want to repeat myself, I encourage you to read it and draw your own conclusions 😉

The meaning of Christmas

In line with the previous theme, my point of view is that the magic and the Christmas spirit need not rely on the belief that a white-bearded man or three kings come home to bring us gifts. For me the meaning of Christmas is different, and so I try to pass it on to my children.

Again I refer you to the same post on Christmas and Montessori, where I also talked about how we make sense of traditions at home, explaining to the children why we celebrate them, what their true origin was, what different traditions there are in different parts of the world...

For me this is much more enriching and gives a much more authentic and conscious vision of what Christmas really means, which does not have to be the same for everyone.

Consumerism

This is another topic that is closely linked to Christmas and about which I like to raise awareness of my children (and my family in general).

It is no news that we live in a consumer society, but on the dates close to Christmas the consumerist fever is fired and it seems that if we do not buy everything that enters our eyes we can not be happy, more than once I have horrified when listening in some film or series (including those aimed at children) phrases such as:

"Oh no, all the presents have disappeared, we have to find them to save Christmas!"

W-H-A-T? Are you telling me that we need gifts to "save" Christmas? If there are no gifts Christmas is not worth anymore? What kind of message is that !!

The bad thing is that we are so accustomed to these kind of messages that sometimes we are not even aware of what is really coming to our brain, and worse, to our children, who are building their scale of values and receive that message as valid and positive.

I repeat what I said before, I do not think it's a matter of becoming extremist, but I do consider it's important to be conscious, and to help our children be conscious too.

I think there is nothing wrong with giving and receiving presents, I think it's very nice, but I like my children to see that a gift does not always have to be something we buy, it can also be something we do with our hands, Or an experience, or that we can also give our time, our knowledge...

And I also consider it important to take into account the issue of the large amount of waste that we generate, which at this time of the year is increased due to the wrapping of the gifts. We can wrap gifts in a more sustainable way, next week I will dedicate a post to this topic.

Regarding this consumerism topic I have are a few posts that may interest you:

 

Did you like this post? ¡Share it!

🙂

(Visited 12.651 times, 1 visits today)

Otros posts que te gustarán:

10 comentarios

  1. Nosotros fuimos de darles la «ilusion» de Papá Noel a nuestros niños ( bueno el de 2 recien en este año se esta aprendiendo el nombre ja). Nosotros arrancamos navidad en noviembre porque no encanta decorar toda la casa y el mas grande ( 7 años) como dice el «amo todo lo de navidad» si fuera por el dejaria todo decorado en el año. Pero este año vino varias veces con el «vos crees en papa noel» «papá noel existe?» y antes de largarle la perorata optamos por pregutnarle primero «vos que crees» y nos dijo «yo no se si existe pero si existe es por magia y a mi me gusta la magia asi que yo creo que existe, es como los deseos no ?» … y la verdad hasta me gusto creer a mi !!!
    Nosotros en casa no somos religiosos asi que nos dificulta un poco esta mentira pero creo que mi niño sabe perfectamente la verdad solo que le gusta la idea de que exista esa magia … por los regalos la verdad que me dejo en claro que lo suyo no es consumismo. El año pasado pidio un «dizfras de medusa azul !! » obviamente terminamos armando un DIY para que lo hiciera solito, y este año al margen de unos bloques para la mesa de luz pidio un IMAN de esos arqueados rojos con puntas blancas …. Gracias por leerme !! Tenia ganas de decirlo .

    1. Sí, la pregunta de «vos qué crees?» es muy buena para estas situaciones, y en general para muchas de las preguntas filosfóficas que nos hacen los niños, a veces viendo lo que responden a es nos damos cuenta que la respuesta que nosotros le íbamos a dar no era realmente la que buscaban! 🙂

  2. Hola Cristina!

    Estoy totalmente de acuerdo en que hay que respetar todas las opiniones, eso depende de las experiencias y situaciones vividas. En mi caso opté por decirles a mis hijos la verdad, de pequeña me llevé una gran decepción cuando me enteré de que Papa Noel y los Reyes no existían, yo no quería mentirles ni que se les pudiera chantajear con esto, pero tampoco quería quitarles la ilusión. Aprovechando que mi hija con 3 años miraba un cuento de Papa Noel que encontró, le dije que era un cuento al que jugábamos en Navidad. Desde entonces juntas preparábamos regalos para los demás y los colocábamos en el árbol sin que nadie nos viera, después ella encontraba el suyo, más tarde en algún momento me pareció que decidió creer y el pequeño el otro día también me dijo que el pensaba que si existían. Siempre hemos procurado que al menos los regalos de casa estuvieran fabricados por nosotros. Ahora tienen 7 y 4 años, ya piden lo que quieren y me es difícil mantener la tradición. Me encanta la idea de la carta alternativa y consciente! Mañana se las prepararé. Muchas gracias

    1. Hola Alexandra, sí, a mí con mi hijo mayor me ha pasado algo similar, aunque en casa siempre le hemos explicado que Papá Noel y los Reyes Magos son personajes que existieron hace mucho tiempo pero que hoy no son ellos quienes traen los regalos, en alguna ocasión me ha comentado que él piensa que existen, me parece bien que él decida creerlo y por supuesto lo respeto, pero si me pregunta directamente si yo creo que existen le pregunto si quiere que le vuelva a contar la verdadera historia de Papá Noel (o de los Reyes Magos, según lo que me pregunte).
      Y lo de la carta con tres regalos la verdad es que en casa nos va muy bien y a ellos les sirve para pararse a pensar qué es lo que realmente quieren y a ser más selectivos, y también les ayuda a diferenciar entre «querer» y «necesitar».

      Un saludo! 🙂

  3. Hola Cristina,
    gracias por compartir tus ideas. Me ayudó a aclarar las mias. Mi peque va a un jardín de peques en la que trabajan los materiales Montessori, pero conservan todas las tradiciones y constumbres del lugar. Hoy por ejemplo se celebra el día de San Nicolás. En es este caso le dije que sólo festejamos este día para recordar lo que hizo en aquel entonces San Nicolás. Mi peque solo me escuchó. Ahora estoy muy ansiosa de saber que és lo que dijo a sus amigos y educadoras:-).
    Con Navidad continuaré con el mismo método.
    Saludos

  4. Hola Cristina!

    Me ha gustado mucho el post. Yo, antes de ser madre, no tenía la idea de «salirme de las normas» y siempre pensé en que cuánto más tiempo tuvieran la «ilusión» mis hijos,mejor que mejor. Cuando fui madre y descubrí la filosofía Montessori, cambié de idea: no quiero mentir a mi hijo y, me digan lo que me digan, y lo maquillen como lo maquillen… Es una mentira.

    De momento intento explicarle el tema, sin más. Y le cuento que tendremos regalos para celebrar la Navidad… Aún es pequeño, no sé muy bien qué tal el tema el próximo año.

    Lo que más me preocupa no es él, sino la sociedad. Porque sé que es un niño y no creo que pueda evitar contar la verdad a sus compañeros… Y eso tampoco lo quiero, que cada cual con sus hijos haga lo que quiera, ¿no?

    Bueno, creo que ya te lo dije en el post del año pasado, jeje.

    Feliz día!

    1. Hola María,
      Eso me han preguntado más de una vez «¿Y si tu hijo va por ahí contándole «la verdad» a otros niños?» Y yo la verdad es que no veo el problema, si no se lo cuenta mi hijo se lo puede contar un niño más mayor igualmente, que de hecho es lo que suele ocurrir…
      Si lo vemos así a mí también podría molestarme que otros niños le cuenten a mis hijos «la mentira», ¿no? Pero no me molesta en absoluto, porque no pretendo que mis hijos vivan en una burbuja, y me parece interesante que vean que no todo el mundo tiene las mismas ideas ni las mismas maneras de ver la vida, me parece muy enriquecedor para ellos y para las conversaciones que surgen en estas situaciones 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *