Educar sin premios ni castigos – Parenting without rewards or punishments

No a los premios y castigos

(scroll down for English)

La ausencia de premios y castigos es una norma no sólo utilizada en la pedagogía Montessori, sino también en varios estilos de crianza respetuosa.

La idea de no ofrecer premios o recompensas ni de aplicar castigos tiene como objetivo el favorecer la auto-motivación y la auto-disciplina en el niño; es decir, que el niño haga bien las cosas por el mero hecho de hacerlas y por su propia satisfacción, en vez de hacerlo para conseguir un premio o evitar un castigo.

En lugar de utilizar castigos utilizamos consecuencias, pero cuál es la diferencia? El castigo es algo impuesto de manera externa, mientras que la consecuencia es algo que va asociado de manera natural al acto en cuestión. Por ejemplo: Si un niño se niega a recoger sus rotuladores después de dibujar podríamos decirle que se vaya a su cuarto y que no va a volver a utilizar sus rotuladores en dos días, eso sería un castigo que nosotros imponemos y que es arbitrario; o bien podríamos explicarle que si no recoge sus rotuladores y los deja destapados se secarán y ya no podrá volver a dibujar con ellos, eso sería una consecuencia directa de sus actos.

Los premios o recompensas no son tampoco una buena idea, y si queremos recompensar de alguna manera un buen comportamiento, también debemos hacerlo de modo que el niño perciba la recompensa como algo inherente al acto que la ha ocasionado, a veces es sólo una cuestión de modificar nuestro lenguaje... Por ejemplo: Si un niño se hace el remolón a la hora de ponerse el pijama, lavarse los dientes, etc. podríamos decirle que si lo hace le dejaremos jugar un rato antes de irse a la cama, el niño percibiría eso como una recompensa que nosotros le damos; o bien podemos decirle que si lo hace tendrá tiempo de jugar un rato antes de que sea la hora de irse a la cama, en este caso lo percibirá como una consecuencia lógica de sus actos. La diferencia puede parecer sutil, pero es importante!

¿Cuál es vuestra opinión y vuestra experiencia en este tema?

Banner newsletter posts

-----------------------

The absence of rewards and punishments is a rule not only used in the Montessori pedagogy, but also in various styles of respectful parenting.

The idea of not offering prizes or rewards or applying punishment aims to promote self-motivation and self-discipline in children, so the child does the right thing for the sake of doing it and for their own satisfaction, rather than to get a reward or avoid punishment.

Instead of using punishment we use consequences, but what is the difference? Punishment is something imposed externally, while consecuence is something that is naturally associated with the act. For example: If a child refuses to pick up their markers after drawing we could tell him to go to his room and that he will not use his markers in two days, that would be a punishment that we impose, and is arbitrary; or we might explain that if he doesn't replace the caps in the markers the ink will get dry and he won't be able to use them again, that would be a direct consequence of his actions.

Prizes and rewards are also not a good idea, and if we want to reward somehow good behavior, we must also make it so that the child perceives the reward as inherent to the act, sometimes it 's just a matter of modifying our language... For example: If a child is getting lazy when putting on pajamas, brushing teeth, etc. we could tell him that if he does it we will let him play for a while before going to bed, the child would perceive this as a reward we give; or we might tell him that if he does it he will have time to play before it's bedtime, in this case he will perceive it as a logical consequence of his actions. The difference may seem subtle, but it is important!

What is your opinion and your experience on this matter?

(Visited 67.101 times, 1 visits today)

Otros posts que te gustarán:

59 comentarios

  1. ¡Clarísimo!

    Deberían estar más extendidas estas formas de pensar y actuar, que son de sentido común. Pero ¡qué fácil es dejarse llevar por las tendencias habituales sin pensar si son coherentes!

    1. Tienes toda la razón, aquí el reto para los padres es empezar a romper patrones de comportamiento arraigados muy fuertemente. Buen reto, lo acepto.

  2. Me encantaria poder ponerlo en practica en todas las situaciones. La verdad es q enseguida se me va la lengua al premio, castigo o amenaza, y sinceramente, eso no funciona. Esperó que aun este a tiempo de solucionarlo. Muchas gracias por la explicacion

  3. Hola Cristina!
    Llevo siguiéndote unas semanas y me encanta tu blog, estoy aprendiendo un montón sobre este enfoque educativo y pongo en práctica todo lo que puedo con mi niño de 14 meses.
    Ahora es fácil porque todavía no se presentan situaciones en las que mi hijo me “plante cara”, pero dentro de un par de años tendré que armarme de paciencia y consecuencias …

  4. Me encanta este tipo de ciranza, pero es tan dificil aplicarlo!!!, yo intento aplicar las consecuencias, pero a veces, (o muchas), una de mis niñas, Maya, reacciona por la consecuencia, y la otra, Itzel, como Maya está recogiendo, se hace la distraida y no ayuda a recoger…entonces acudo a las “amenazas” porque si no no reacciona.
    Un ejemplo de consecuencia que me funcionó muy bien y siempre lo recuerdan, estaban jugando con su bicicleta fuera de casa y a la hora de entrar en casa no querian entrar la bicicleta, les expliqué que si la dejaban fuera alguien podía pasar y decir…”uy, esta bicicleta tan bonita…¿qué hace aquí solita? nadie la quiere, me la voy a llevar…” y desde entonces, siempre guardan su bicicleta…y le cuentan a todo el mismo la historia de que alguien va a decir…”que hace esta bicicleta tan bonita solita??

    1. Hola Juliana, normalmente los niños no dicen malas palabras por su significado sino porque se dan cuenta de nuestra reacción cuando las dicen y les resulta curioso o bien les sirve para llamar nuestra atención. Lo mejor es no darle importancia a esas palabras y (normalmente) dejan de decirlas.

  5. Me encanta este blog, y en especial me ha gustado este apartado de cambiar amenazas por consecuencias, pero cómo ponerlo en práctica cuando tanto las amenazas como las consecuencias le dan igual? Me explico: si no recoges, no podremos bajar al parque. Respuesta: vale; si pintas las paredes con los rotus te los quito y los tiro, respuesta: vale. Y así….. O se enfada y llora y llora y llora….. No sé si a alguien le pasa algo parecido. Tiene 27 meses.
    En fin, ojalá que cuando crezca sea un poquito más sensible a todo esto, de momento nos esforzamos pero de verdad que a veces la paciencia se empieza a diluir.
    Gracias por permitirme el desahogo 🙂

    1. Hola Silvia,
      No te desanimes! (qué fácil es decirlo y qué difícil hacerlo, verdad?) Es que tu peque con esa edad está de lleno en la fase de oposición, y en esa fase todo es un poco más difícil. Para el jueves de la semana que viene tengo programado un post sobre las crisis evolutivas de los primeros 3 años que seguro que te va a interesar.

      Un saludo! 🙂

  6. Que podemos hacer para situaciones limite?ejemplo de lo que llamo situaciôn limite.
    Quedate en la banqueta porque sino esos coches te pueden golpear tirarte al piso, hacerte dano incluso podrias morir. Nino, si esta bien pero igual baja de la banqueta y quiere caminar.
    Otra que me paso con sus patines de hielo, se los pusimos estabamos por andar a la pista y decimos no toques las navajas son como un cuchillo te puedes cortar los dedos y enseguida va directo a querer deslizar sus dedos por ahî, no pude resistir le di un jalon a su mano y me salio un grito de no.
    Nicolas tenia 3 anos 2 meses ahora tiene 3 anos 4 meses y pasa lo de bajar de la banqueta

    1. Hola Ana Laura,
      Aunque no utilicemos premios ni castigos tenemos que poner unas normas claras y los niños deben saber que tienen que cumplirlas y que si no las cumplen habrá consecuencias, no castigos. Por ejemplo en el caso de los patines si insiste en tocar la cuchilla yo le diría “Como veo que no estás preparado para utilizar estos patines vamos a dejar de patinar y ya lo haremos más adelante”, o algo similar.

  7. La verdad muy difícil, pero muyyyy necesario!
    Yo muchas veces estoy cansada y grito, y siempre me acuerdo que no es montessoriano. Siento que es necesario para los adultos preguntarnos sobre las reglas, si es que hay consecuencias o no, si es sólo por nuestra comodidad que queremos “prohibir” o inducir ciertos comportamientos.
    Por ejemplo, cuando tira todos los lápices de colores al piso luego de que yo los levanté porque mi nena no quería hacerlo. Para mi es necesario que los levante rápido porque me molesta que estén en el suelo, pero quizá ella necesita más tiempo para “pensar” sobre esta conducta.

    1. Buena reflexión Malvina, a veces tenemos que pararnos a pensar si lo que el niño está haciendo es aceptable y simplemente nos molesta o si es inaceptable y debemos intervenir, porque muchas veces ponemos fin a un comportamiento simplemente porque nos resulta molesto, sn pensar en que tal vez tiene un valor para el niño…

  8. Hola Cristina, llevo un tiempo siguiendo tu blog y he tomado ya unos cursos, he podido aplicar ya muchas cosas pero ahora misma me encuentro en el dilema de la disciplina. Mi hija tiene 14 meses, me da muy poco trabajo pero ha empezado a “desafiar de alguna manera” de seguro es algo que hemos estado haciendo mal o no haciendo, pero reacciona a mal a cuando le decimos no a algo (quizás ese es el problema). Por ejemplo luego que termina de comer quiere tirar su plato, le decimos no y lo tira o se enoja y grita o algo por el estilo, con lo primero me enojo a lo segundo no hay reacción, no le digo nada para no darle importancia. Pero me preocupa, ahora sí le digo que no está bien hacer algo se molesta o se hace daño, se rasca fuerte (tiene una alergia en su cuello por lo que siempre le digo que no debe rascaras para no hacerse daño) porque sabe que no me gusta… No sé bien cómo enfrentar la situación y cómo corregir mi comportamiento para ayudarla a ella…

    1. Hola Bárbara,
      Lo que hace tu hija no necesariamente significa que hayáis estado haciendo algo mal hasta ahora. Con la edad que tiene es bastante normal que empiece a “desafiar”, está entrando en la crisis de auto-afirmación y su comportamiento es una muestra de que quiere demostrar que su opinión no siempre coincide con la vuestra. Puedes leer más sobre las crisis del desarrollo en los primeros 3 años en este post, entender el por qué de esos comportamientos ayuda mucho a que nuestra actitud sea más positiva y nos pongamos en su lugar; aunque a veces nos cueste comprender sus motivos, siempre los hay, los niños no hacen esas cosas “sólo por fastidiar” como algunas personas piensan.
      Ánimo y suerte! 😉

  9. Hola:
    Soy una mama desesperada. Tengo dos mellizos de 7 y una nena de 3. Sobre todo con uno de los mellizos me pasa q no me hace caso . Me desafía y me acaba poniendo nerviosa. Y le tengo q castigar , lo cual no causa ningún efecto pq le da lo mismo. Sí esta desayunado y no se toma la leche le pongo un límite y no termina , le da igual y al final acaba con mi paciencia y el sin tomarse la leche. Ahí no se cómo actuar q consecuencia ponerle..sí le mandó lavarse los dientes me pasa igual se lo tengo q repetir diez veces y al final me enfado con el, y casi todo igual.. Espero puedas darme algún consejo . Gracias de antemano. Por cierto la mesa de La Paz y la botella de La Paz como la llaman mis hijos me funciona bastante bien…

    1. Hola Ana Belén,
      Como el ejemplo que pones es relativo a la comida no sé si realmente él te está desafiando o tal vez es simplemente que no tiene hambre o no le gusta la leche. Con el tema de la alimentación hay que ser un poco flexible y confiar en la capacidad de auto-regulación del niño (dentro de unos límites saludables). Tienes algún otro ejemplo de situaciones en las que sientes que te desafía?

  10. Hola ¿cómo estás? A mi siempre me ha fascinado la filosofía Montessori por la forma en que respetan la evolución natural del niño y cuando se trata de la enseñanza sin castigos no es la excepción.

    En casa yo lo practico todos los días con mis hijas y siempre me ha dado resultado.

    Excelente post y excelente blog, gracias saludos….

  11. Hola Cristina. ¿Podrías decirme que hacer si mi pequeña de 3 años comienza a hacer rabietas y se niega a hacerme caso después de que le he explicado las consecuencias.?
    Gracias y disculpa mi ortografía.

    1. Hola María,
      Tal y como lo explicas me falta información para saber cómo es la situación. En primer lugar habría que ver qué ha motivado la rabieta. En segundo lugar hay que tener en cuenta que durante una rabieta es muy difícil explicarle nada a un niño, lo que toca en ese momento es acompañarle y ayudarle a entender lo que siente, por qué se siente así, y cómo expresarlo con palabras en lugar de con una rabieta, es normal que si le explicas las consecuencias en ese momento no te haga ni caso… De todas formas sin saber como es la situación tampoco sé qué consecuencias son las que le estabas intentando explicar, ¿las consecuencias de la rabieta? ¿O las consecuencias de algo que había hecho antes de la rabieta?

  12. Hola, Cristina. Trato de manejarme en consecuencias y no castigos, pero he notado que a veces mis hijos hacen las cosas “queriendo” porque o bien buscan esas consecuencias o bien no les importa sufrirlas (tirar bebida o comida y tener que limpiarlo o no tener tiempo para algo por no hacer caso a tiempo). ¿Cómo lo enfocarías? Gracias.

    1. Hola Noemí, al decir que buscan esas consecuencias, en el ejemplo de la comida, te refieres a que les apetece limpiarla? Tal vez en ese caso puedan ayudarte a limpiar otras cosas en vez de tener que ensuciar para tener que limpiar… Pero no sé si te he entendido bien, es así como dices?

  13. Hola Cristina, a ver si me puedes ayudar.
    Mi hijo de 4 años, siempre ha sido bastante intrepido, movido,pero siempre me han dicho tanto el la guarderia como en el colegio que se concentra bien con muchas cosas que le gustan etc… En el colegio los dos años que lleva me dice el profesor que el va muy bien y esta aprendiendo en un buen ritmo, y todo bien, pero a veces hay niños en su clase algo violentos y el juega con ellos a veces, porque le gusta mucho correr saltar, en fin le gusta el movimiento. En el colegio ya he hablado yo con el progesor varias veces porque el se queja de que a veces le pegan o le hacen daño, en fin, juegan bastante brutos y el profesor dice que estan atentos que no me preocupe. Por lo general cuando le he enseñado las normas basicas, mas o menos durante estos años las ha ido aprendiendo y ha ido haciendo caso, pero desde hace un par de meses que me esta costando muchisimo que me haga caso! En un departe que le apunte tampoco hace caso al profesor y se va conmigo todo el tiempo hasta que he dejado de llevarle directamente. En casa me cuesta muchisimo que recoja los juguetes o que se baña al baño hasta tengo que llevarle a la fuerza a veces porque no me hace caso, le he puesto una tabla de recompensas y castigos y a veces hace casos para conseguir las estrellas pero a veces ni eso… Y a veces tiene reacciones asi violentas cuando algo le molesta que le he castigado o algo, como dar un puñetazo al suelo o algo asi… La verdad que en estos momentos me esta costando muchisimo que haga las cosas que yo quiero como ir al baño sobre todo… Los dientes si se los laba sin protestar casi siempre, la verdad que yo me pongo muy nerviosa porque me agota la paciencia cuando le estoy diciendo que haga algo y me mira y se pone a jugar como si nada, y claro le chillo y a veces le cojo a la fuerza y le llevo yo. En fin, agotador… En el colegio insisto que me dicen que el va bien, y que cuando se porta mal que no es mucho le regañan y el lo entiende y pide perdon y se nota que le duele el portarse mal, eso me cuenta el profesor. Ademas ultimamete esta aun mas movido como saltando todo el rato por el sofa y por los sitios altos y por mas que le regañanos se baja y luego se vuelve a subir… Me pone de los nervios!!! Que metodo podria probar para que el entendiera que no se tiene que estar moviendo tanto cuando estamos en casa de alguien? Y que puede hacer para que entienda que las cosas que tiene que hacer cada dia son tareas buenas para el etc? Es que siempre espera que le demos algo si hace algo bien, no creo que sea bueno pero es que no se como hacerlo! Muchas gracias.

    1. Perdona cristina es que creo que he escrito mal una cosa, queria decir que le apunte a un deporte porque el me lo dijo pero a mitad de la clase dice que esta cansado y se viene donde estoy yo y claro el entrenador le regaña pero el sigue haciendolo, asi que por ese motivo lo desapunte… Eso queria decir. En realidad es en casa conmigo que no hace casi y este detalle del deporte, porque en el colegio siempre me han dicho que todo bien, que es muy jugueton pero que se porta bien, a veces se porta mal pero me dicen que lo normal…. Gracias

    2. Hola Manuela,
      Sin conocer a tu hijo ni vuestro entorno no me atrevería a darte consejos, pero te puedo decir algo que es esencial en Montessori: cuando un niño tiene un mal comportamiento no hay que buscar el problema en el niño sino en su entorno. Si tienes eso en mente cada vez que tu hijo se comporte mal (que también habría que definir qué es lo que entendemos por mal comportamiento…) te podrás parar a pensar qué es loq ue lo ha ocasionado y así podrás trabajar en lo que origina ese comportamiento.
      Comentas que tu hijo siempre espera que le deis algo si hace algo bien, eso es exactamente lo que explico en el post; si utilizamos premios y castigos con nuestros hijos, puede parece que funcionan a corto plazo, pero lo que conseguimos a largo plazo es que nuestros hijos sólo hagan las cosas bien por conseguir un premio o un elogio, o bien por evitar un castigo, en lugar de hacerlas porque entienden que es lo correcto. Tu hijo tiene 4 años, así que aunque esté acostumbrado a funcionar en base a premios y castigos puedes empezar a cambiar eso, al principio cuesta, pero merece la pena 🙂

      1. Ok. Lo que quiero decir con portarse mal es que a veces se descontrola y se sube a los sitios en casa, sofa, mesas, etc… Y tambien a veces no hace caso cuando le digo que es la hora del baño, me contesta que no quiere baño que no quiere, una vez le obligo y esta dentro de la bañera cuando llega el momento de salir dice que no quiere salir… No es siempre, ya digo que ultimamente son mas veces el NO quiero, o el seguir haciendo dus juegos y no escuchar mientras le estoy hablando y pidiendo que vaya al baño… Es
        Como si estuviera de mal humor muchas veces… Y muchas otras esta contento… Si es verdad que yo pensaba que habia que elogiar a los niños cuando hacen cosas buenas como vestirse solo, poner la mesa, etc…cuando son tan pequeños y la verdad que yo le elogio bastante cuando hace ese tipo de cosas, pero si es perjudicial lo empezare a cambiar, por ejemplo ¿que puedo decirle para que vaya al baño a la primera vez que se lo digo o la segunda pero que no tenga que repetirlo 10 veces y ya ir enfadada y agarrarle a la Fuerza? O por ejemplo cuando se enfada por algo que no le aale bien o no le ha gustado da un puñetazo al suelo o a la puerta y pone cara de enfadado, repito que no lo hace siempre pero si aveces y ultimamente mas… ¿Que debo decirle en esos momentos o que debo hacer? Muchas gracias Cristina…

        1. En esas situaciones más que decirle cosas es conveniente que consigas que sea él quien te las diga a ti, es decir que te explique por qué se ha enfadado, por qué no quiere lavarse los dientes, por qué ha dado un puñetazo en el suelo… Así por un lado le estás ayudando a reconocer y expresar sus emociones y por otro lado él te está dando un información valiosísima de qué es lo que le lleva a actuar de esa forma, y así te va a resultar mucho más fácil identificar qué cosas hay en su entorno que se podrían mejorar. No es una solución mágica que funcione de un día para otro, pero es lo que yo haría. Ya me contarás qué tal te va 🙂

  14. Dificil mientras mas grandes son, yo siempre empiezo utilizando consecuencias y no me hace caso asi que termino utilizando castigos…

    1. Es difícil sobre todo si desde más pequeños se han acostumbrado a responder a castigos, cuesta cambiar y además las consecuencias a veces no son inmediatas, lo que hace que parezca que no funcionan, pero a la larga sí que lo hacen, ánimo!

  15. Hola Cristina debo cobesar q son Fan de tu blog!mi hijo tiene 2 años y medio y va un cole montessori y trato d aplicar la filosofía en casa. En relación con lo de los castigos estoy 100%d acuerdo pero hay momentos en q no se como hacerlo obedecer sino es con un castigo. …X e si se sienta en la.mesa o se para en la silla…intento decirle q se puede caer y golpear,q se arruinan las cosas y a el no le gustan las cosas feas pero nada…lo toma.como.un juego y muchas veces no hace caso….hasta q debo decirle q si no obedece esa noche no habra cuentos para dormir…y recien obedece…ayuda! Gracias Paz.

    1. Hola Paz,

      Por eso es por lo que se tiende a utilizar castigos y premios, ¡porque funcionan! Las consecuencias naturales también funcionan pero más a largo plazo, así que hay que tener paciencia y pensar si para nosotros es más importante que el niño modifique su comportamiento inmediatamente pero lo haga por miedo a un castigo, o que desarrolle poco a poco una disciplina interna 🙂

  16. Hola Cristina. He conocido el método hace un par de semanas , la visión que tiene de como educar me encanta, por lo menos lo que he leído en tan poco tiempo. Lo que me ocurre es que no se muchas veces como aplicarla. Tengo un nene de 4 años y un bebé de 4 meses. El mayor es muy muy nervioso y nunca he sabido como establecerle de forma clara los límites porque es muy risueño, siempre está riendo y se lo toma todo como un juego y al final siempre nos lleva a su terreno.
    Pero desde que ha nacido Mauro, Rodrigo está más desobediente, hace justo lo contrario de lo que le dices, no come sentado, es imposible mantenerlo en la mesa, coge a Mauro y lo trata como a un muñeco. …
    No sabemos que hacer porque nosotros nunca hemos sido de castigos pero si de premios y elogios. Ahora hemos pasado a decirle las consecuencias por ej. si te levantas de la mesa cenando tardarás más en cenar y no dará tiempo a que mamá te lea un cuento en la cama, pero nada no funciona es como si le fuera imposible estarse quieto.
    Perdona por la parrafada , más que una pregunta es una forma de desahogarme porque es como si sintiera que si van así las cosas lo voy a perder. Intento no ponerme nerviosa pero a veces es imposibley eso aaún me frustra más y su altisima energía unida a mi cansancio son una mala ecuación.
    Gracias Cristina por este blog tan increíble.
    Un saludo

    1. Hola Cristina, no es fácil cambiar lo que hemos estado haciendo durante mucho tiempo, es normal que a veces sientas frustración y que no sepas si lo estás haciendo bien, nos pasa a todos! Sobre todo cuando el cansancio nos pesa… Pero es cuestión de tener claro cómo queremos educar a nuestros hijos y mantener una línea, aunque no siempre lo hagamos perfecto, porque eso es imposible 😉

      Ánimo!

  17. Hola Cristina, gracias por tu nota!
    Tengo un hijo de 3 años e intento siempre explicarle las consecuencias de lo que hace pero a veces no funciona o no hay una consecuencia clara. Por ejemplo cual seria la consecuencia de no ordenar un juguete cuando lo termina de usar? Ahora estamos en una etapa que cuando se enoja por algo arroja por el aire lo que tenga en la mano. Le explicamos la consecuencia, q se pueda romper el objeto o lastimar a alguien y q está bueno que use sus palabras cuando algo lo enoja, pero lo sigue haciendo. Como se continúa con esta forma de crianza cuando por más q de explique la consecuencia, la conducta no persiste? Gracias!

    1. Hola Denise, los castigos funcionan más rápido que las consecuencias naturales, por eso a veces nos puede parecer que con las consecuencias no conseguimos nada, pero es cuestión de tiempo y paciencia, la manera en que lo haces me parece muy buena, aunque lleve su tiempo dará sus frutos 🙂 Ánimo!

  18. Buenas Cristina, soy Amalia, Mama de Mario, un niño normalmente obediente de 3 años y medio. En casa intentemos no castigarle, no gritar ni perder la paciencia, pero lleva una racha, que a lo largo del día va cambiando su actitud, desobedece, no escucha, emplea el genio y llega a colmar nuestra paciencia, llegando a levantarle la voz a veces… es muy difícil cuando intentas explicarle las consecuencias de sus actos, pero el ni te escucha y se pone a saltar o a lanzar cosas. Llega un momento que no sabes cómo hacerlo, como sacarlo de ese bucle. Yo estoy embarazada, a puntito de dar a luz, mi hermana acaba de tener un bebé, y Mario acaba de empezar el cole, a veces pienso que es solo cuestión de tiempo por tantas novedades y porque está todo el mundo encima de él diciéndole que tenga cuidado con el primo, que esto no se hace, que esté tranquilo…puede que entre todos lo volvamos un poco loco…pero en estas situaciones, al final, perdemos la paciencia todos y es desesperante ver cómo pasa de ser un niño encantador a un niño desafiante… cuando se pone así, ni su padre ni yo sabemos cómo reaccionar. Intentamos llevar a cabo una crianza respetuosa, pero a veces siento que falló y lo paso mal. Gracias.

    1. Hola Amalia,
      Creo que tú misma has encontrado la respuesta 🙂 Es muy probable que estos cambios de comportamiento de Mario se deban a los cambios que está notando en su entorno y a la carga emocional que esos cambios tienen. Te entiendo perfectamente cuando dices que llegáis a un punto en el que ya no sabéis que hacer, sobre todo cuando el cansancio pesa en nuestras espaldas nos cuesta mucho más gestionar estas situaciones, a mí también me pasa… Pero si conseguimos sacar un poco de paciencia y ponernos en el lugar del niño normalmente nos damos cuenta de que él también lo está pasando mal en ese momento y esa es su manera de expresarlo, no es su culpa ni la nuestra, no podemos controlar al 100% todo su entorno y todo lo que le afecta, pero sí que podemos mostrar comprensión cuando su comportamiento no es el que nos gustaría, y ayudarle a salir de ese bucle. Ningún niño se “porta mal” por gusto, normalmente es una llamada de atención que tenemos que saber interpretar para poder ayudarle a salir de ese mal comportamiento. Todo esto suena muy bien en teoría, pero ya te digo que a todos nos pasa que cuando estamos agotados al final del día nos cuesta mucho poner esto en práctica, pero culparnos no sirve de nada, lo que sí nos sirve es intentar aprender de la situación en la que no hemos actuado como nos gustaría, e intentar hacerlo mejor la próxima vez 😉

      Un saludo y ánimo! 🙂

  19. Hola! Tengo un niño de 5 años y en general se queja mucho para hacer las cosas, que si lavarse las manos, que si recoger, etc. Intentamos no usar los castigos pero a veces no es difícil porque se pone bastante rebelde.
    Nos gusta que colabore en algunas tareas sencillas de la vida familiar, como por ejemplo poner la mesa y muchas veces se niega, sin ser un castigo en este caso como podríamos reaccionar…
    Muchas gracias desde ya. Un saludo!!

    1. Hola Carla,
      En el ejemplo de poner la mesa yo veo una consecuencia muy clara; si no ponemos la mesa no podemos comer! Si le haces ver a tu hijo que el hecho de que él ponga la mesa es importante para que tanto él como el resto de la familia pueda comer, tal vez se sienta más motivado a hacerlo. Esto a lo mejor no funciona a la primera, pero al cabo del tiempo es la mejor manera de plantear el hecho de que cada uno contribuya en casa.

      Un saludo! 🙂

  20. Hola! Tenemos tres hijos (4 años, 2,5años y 2 meses) y no conseguimos que hagan las cosas sin acabar enfadandonos, solo escuchan cuando amenazamos o castigamos, con lo cual es desesperante porque nos desafían constantemente! Lo q mas nos preocupa es que el mayor últimamente lo pide todo gritando y llorando. Se que es una manera de llamar la atención, pero por ejemplo cuando se queda dormido en el coche volviendo del colegio se despierta enfadado, gritando y llorando, hasta el punto de que esta afónico! Nos cuesta mas de 15 minutos tranquilizarle y solo a base de enfadarnos. Nos puedes proponer alguna solución, porque el no es capaz de decirnos porque se levanta así de enfadado y triste. Gracias

  21. Muy interesante esta explicación. Muchas veces basta con cambiar levemente la forma en que le decimos algo a un niño, para que el significado y el valor de esa frase cambie totalmente. Y los beneficios de lograr este tipo de educación son enormes.

  22. Hola Cristina! Muchísimas gracias por las enseñanzas de siempre. Mis hijas van a un colegio Montessori, una de ellas, de menos de 3 años, que asiste a casa de niños, días pasados volvió del colegio sin su mochila, ya que según dijo su guía, “perdió la oportunidad de llevarse su mochila ” porque la tiró hacia arriba. Me fui con un sabor amargo, porque a mi me suena como un castigo. Cual es tu opinión? Muchas gracias!

    1. Pues habría que ver cómo fue la situación, pero si que suena parecido a un castigo. Tal vez podrías comentarlo en la próxima reunión que tengas con su guía para saber cómo gestionan esas situaciones…

      Un saludo!

  23. Hola Cristina, sabes que tengo un hijo de 4 años y 9 meses y una niña de 2 años y 6 meses. Desde que nació mi hija la atención se tuvo que dividir en ambos, siempre tratamos que mi hijo se sienta integrado a todo lo que hacíamos con su hermanita cuando era bebé. Desde que ella puede acompañarle en sus juegos y entiende todo, él se ha vuelto muy agresivo así como morderle, empujarla para que caiga, pellizcarla hasta que llore y molestarla todo el tiempo. Cada vez que le hace algo, yo converso con él, pero al rato sigue igual… hasta he tenido que darle unos palmazos en el trasero, con eso se calma más… Pero ya es algo que se nos está yendo de las manos… Lo último que hizo fue morderla en la cara, porque ella alcanzó a tomar primero un monedero… y eso que era un juego, quien tomaba primero el monedero…
    Mi hijo es muy frustrado, desafiante y siempre llora si algo no le resulta… (algo que es muy agotador)
    He leído por todos lados para buscar apoyo… No me rendiré… Pero esto me agota… a final del día, me siento muy cansada, pensando como se comportará mi hijo al día siguiente…
    Todo el día les demuestro mi amor, dándole besos, abrazándoles, diciéndoles te amo etc.
    Siento que ya está dominándonos…
    Pero creo

    1. Hola Tabita,
      Yo intentaría hablar con él, preguntarle por qué le hace eso a su hermana, cómo se siente… Y sobre todo escucha atentamente lo que él te diga, seguramente te ayudará a entender qué hay detrás de esa agresividad (ira, frustración, celos, necesidad de atención…) Y así podrás ayudar a tu hijo a expresar esas emociones de una manera aceptable, es decir, sin hacer daño a los demás. Esto, claro está, tiene que ir acompañado de vuestro ejemplo, por lo que los palmazos en el trasero que comentas deberían desaparecer, cómo va a entender que no se debe hacer daño a los demás si ve que sus propios padres se lo hacen, no crees?

      Ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *