Del pañal al wc con naturalidad y respeto

Pasar del pañal al wc con naturalidad y respeto va a ser nuestro RetoMontessori de Agosto, si te animas a unirte para trabajar este tema más a fondo te espero el viernes 21 de Julio a las 19:00 (hora de Madrid) en el webinar, puedes unirte aquí (tendrás acceso a la grabación por si no puedes asitir en directo).

Por si no sabes en qué consiste RetoMontessori te cuento: Cada mes (normalmente el último martes del mes), publico un post sobre un tema de filosofía Montessori o relacionado con la pedagogía Montessori, que será el tema que trabajaremos durante ese mes en RetoMontessori. Este post está en el blog a disposición de todo el mundo.

Tres días después del post, es decir, el viernes de esa misma semana, expongo el tema con más detalle en un webinar y los asistentes pueden participar planteando preguntas, compartiendo sus ideas, debatiendo, etc, algo que resulta muy interesante y enriquecedor! Para asistir a estos webinars mensuales es necesario unirse a RetoMontessori, aquí te explico cómo hacerlo.

No quiero enrollarme más sobre el funcionamiento de RetoMontessori para no extenderme mucho, pero si tienes cualquier duda ya sabes que puedes dejarme un comentario al final de este post o contactarme por email.

Después de esta intro, vamos al tema:

Pasar del pañal al wc debería ser un proceso natural para el niño, no una imposición por parte del adulto; no es lo mismo que el niño "deje el pañal" que "quitar el pañal" al niño. Los adultos estamos tan acostumbrados a decidir por los niños que incluso queremos decidir cuál es el mejor momento para que dejen de utilizar pañales y cuánto tiempo debe durar el proceso, no parece muy natural ni respetuoso, ¿verdad?

Personalmente no creo que haya una sola manera correcta de acompañar el proceso de dejar el pañal, pero sí considero que hay ciertas pautas que cada familia puede adaptar a su situación particular. En esas pautas generales me voy a centrar.

La actitud y las expectativas del adulto

Tenemos que quitarnos la idea de que el niño va a dejar el pañal en la fecha que nosotros decidamos, y en su lugar verlo como un proceso de aprendizaje que depende de su desarrollo y que nosotros podemos acompañar pero no forzar.

Este proceso de aprendizaje puede ser más largo o más corto, y es inevitable que al niño se le escape el pipí en muchas ocasiones, pero cada vez que esto ocurra no debemos verlo como un fracaso, sino como un control de error que ayuda al niño a aprender.

El lenguaje, claro y positivo

Es importante que los niños aprendan el vocabulario correcto para referirse a las partes del cuerpo y a las necesidades fisiológicas. Si como adultos sentimos vergüenza a la hora de utilizar palabras como pene, vulva, ano... y las sustituimos por palabras inventadas e infantiles, nuestros hijos van a aprender esa misma actitud. Personalmente no creo que haya nada de malo en utilizar palabras diferentes para referirnos a las partes del cuerpo o a las necesidades como orinar y defecar, pero es importante que los niños también conozcan el vocabulario correcto.

Cuando el niño está aprendiendo a controlar los esfínteres es conveniente animarle a ir al baño a menudo, utilizando lenguaje claro y positivo como "Puedes ir a sentarte en el orinal (o váter)", y si el niño se niega insistiremos manteniendo un lenguaje positivo como "Necesitas sentarte en el orinal (o váter) para orinar (hacer pipí...)". Pero si el niño sigue negándose no debemos forzarle, podemos decirle que nosotros vamos a ir al baño por si nos quiere acompañar, o volver a decirle que vaya al baño pasados unos minutos, pero nunca forzaremos. Lo peor que puede pasar es que se le escape y eso le servirá como control de error. Es importante que en ese momento mantengamos el lenguaje positivo y no hagamos un drama.

El proceso

Si el niño ha utilizado pañales de tela desde el nacimiento, esto le habrá ayudado a reconocer la sensación de humedad y a relacionarla con el momento de orinar. Si cambiamos el pañal lo antes posible el niño se acostumbra a estar seco y a identificar que cuando está mojado es justo después de orinar. Con los pañales desechables esto es más difícil ya que el pañal absorbe la humedad tan rápido que el niño apenas aprecia cuando orina. Ya os hablé hace tiempo de las ventajas de los pañales de tela y en mi otro blog, Cottoncloud, tengo una sección en la que publiqué varios vídeos contando nuestra experiencia con diferentes pañales de tela.

También es muy positivo hacer el cambio de pañal con el bebé de pie desde que se mantiene en esa posición, y en el cuarto de baño para que asocie el lugar con las necesidades de orinar y defecar.  En cada cambio se le puede invitar a sentarse en el orinal para que se familiarice con él, sin expectativas de que ocurra nada.

Desde el momento en que el niño anda se puede comenzar a hacer la transición a las braguitas de aprendizaje (que son como ropa interior normal pero tienen una capa absorbente por si hay algún escape), aunque hay algunas otras señales que nos pueden indicar cuando el niño ya empieza a estar preparado:

  • No moja el pañal durante periodos relativamente largos (un par de horas, durante la siesta...).
  • Pide que le cambiemos en cuanto siente humedad.
  • Muestra interés por el wc (nos acompaña cuando vamos, quiere tirar de la cisterna...).
  • Puede bajarse y subirse los pantalones.
  • Quiere llevar ropa interior como los mayores.
  • Busca privacidad para orinar o defecar aunque lleve puesto el pañal.

Es importante recordar que aunque el niño comience a utilizar el orinal o wc a esta edad, no significa que vaya a dejar el pañal por completo inmediatamente, recordemos que es un proceso de aprendizaje.

En un primer momento, lo habitual es mantener el pañal nocturno y poner braguitas de aprendizaje por la mañana al levantarse (previo paso por el wc). En esta primera fase son frecuentes los escapes, y hay quien utiliza pañales para salir de casa, otra opción es utilizar un cobertor impermeable sobre las braguitas de aprendizaje.

Es importante recordar al niño cada cierto tiempo que vaya al orinal o wc, de forma positiva como he comentado antes. También ayuda mucho crear una rutina en la que el niño asocie determinados momentos del día al hecho de ir al wc, por ejemplo al levantarse, antes y después de las comidas, antes de salir a la calle, antes y después de la siesta... Pero no debemos tener la expectativa de que siempre que el niño se siente en el wc tenga que orinar, a veces no ocurrirá, pero le servirá para ir familiarizándose con el wc o el orinal.

Con el tiempo, cuando el niño tenga controlado el momento de ir al wc, podemos pasar a la ropa interior normal, y en cuanto al pañal nocturno, hay niños que lo dejan casi a la vez que el diurno mientras que otros necesitan algo más de tiempo, así que seguid al niño 😉

La logística

Para dejar el pañal los niños no necesitan un orinal con luces y sonido, ni pegatinas o premios para recompensar sus logros, ir al baño es algo natural y los niños lo viven como tal, no tenemos por qué convertirlo en un circo. Realmente sólo necesitamos lo siguiente:

  • Orinal fácil de limpiar o wc accesible. Hay niños que no quieren orinal y prefieren utilizar el wc, en ese caso nos aseguraremos de que pueda utilizarlo independientemente (por ejemplo con un escalón y un adaptador).
  • Ropa fácil de poner y quitar (cintura elástica, sin botones, cremalleras ni cinturones). La independencia es una parte importante de todo este proceso, así que es importante que el niño pueda bajarse y subirse los pantalones fácilmente.
  • Braguitas/calzoncillos de aprendizaje. En casa hemos utilizado las de Bambino Mio, las de Pop In y las de JoJo Maman Bebe. Las de Pop In eran las que más aguantaban cuando se escapaba el pipí, pero eran más difíciles de poner y quitar (la pernera le quedaba bastante ajustada) así que las utilizábamos cuando salíamos de casa.
  • Adaptador wc portátil. No es imprescindible pero a nosotros nos ha resultado muy útil cuando salimos de casa, para no tener que cargar con el orinal o con un adaptador normal, éste es plegable, se puede llevar en el bolso y se adapta a cualquier wc.

 

Como siempre os digo, esto son sólo unas ideas generales, cada niño, cada familia y cada situación son diferentes, no existe una receta mágica e ideal, pero espero que con estas ideas encontréis vuestra propia receta personalizada 😉

En el webinar del viernes 21 de Julio hablaremos de este tema con más detalle y como siempre, tendremos una ronda de preguntas para resolver dudas. Si quieres asistir y tener acceso a la grabación, puedes unirte ahora a RetoMontessori, te espero! 😉

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! 🙂

[ois skin="7"][ois skin="4"]

(Visited 9.359 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares