Libertad, límites y disciplina en Montessori

Ya he hablado anteriormente en el blog y en RetoMontessori de cómo se ve el tema de libertad, límites y disciplina en Montessori, pero aún así es algo que sigue apareciendo en muchos webinars, talleres y charlas, así que he pensado que es un tema que merece la pena trabajar en el RetoMontessori de Marzo 2018, si te animas a unirte para trabajar este tema más a fondo te espero el viernes 2 de Marzo en el webinar, puedes unirte aquí.

Por si no sabes en qué consiste RetoMontessori te cuento: Cada mes (normalmente el último martes del mes), publico un post sobre un tema de filosofía Montessori o relacionado con la pedagogía Montessori, que será el tema que trabajaremos durante ese mes en RetoMontessori. Este post está en el blog a disposición de todo el mundo.

Tres días después del post, es decir, el viernes de esa misma semana, expongo el tema con más detalle en un webinar y los asistentes pueden participar planteando preguntas, compartiendo sus ideas, debatiendo, etc, algo que resulta muy interesante y enriquecedor! Para asistir a estos webinars mensuales es necesario unirse a RetoMontessori, aquí te explico cómo hacerlo.

No quiero enrollarme más sobre el funcionamiento de RetoMontessori para no extenderme mucho, pero si tienes cualquier duda ya sabes que puedes dejarme un comentario al final de este post o contactarme por email.

Después de esta intro, vamos al tema:

Creo que el tema de libertad, límites y disciplina es uno de los que más confusión provocan a las familias que comienzan a integrar la filosofía Montessori en la crianza de sus hijos. A menudo me preguntáis cosas como

"¿Cómo puedo seguir al niño y a la vez ponerle límites?"

"Si pongo límites siento que no estoy respetando a mi hijo, pero si no se los pongo temo que sea él quien no me respete e mí"

"¿Cómo puedo compaginar la disciplina con la libertad?"

El secreto, como casi siempre en la vida, está en encontrar el equilibrio y en utilizar el sentido común, y con esto seguro que no os descubro nada nuevo, ¿verdad?

¿Dónde termina la libertad?

La libertad de una persona termina donde empieza la de los demás. Algo básico que cualquier persona debería tener claro es lo que se suele llamar "la Regla de Oro", que se resume en "No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti".

Esta regla puede ser un poco abstracta para niños pequeños, así que podemos hacérsela entender de una forma más concreta: "Puedes elegir lo que quieres hacer siempre que no hagas daño a otras personas, a ti mismo o al entorno".

Esta norma básica es una de las primeras cosas que aprenden los niños al entrar en una escuela Montessori, y es algo que también pueden aprender y practicar en casa desde muy pequeños.

¿Por qué son necesarios los límites y la disciplina?

Dejar que el niño haga lo que quiera cuando todavía no ha desarrollado la capacidad de auto control es traicionar a la idea de libertad.

(Maria Montessori, La Mente Absorbente)

Algunas personas llevan la idea de la libertad al extremo porque piensan que dejando total libertad al niño, éste se desarrollará y se auto-regulará de manera natural. Pero por muy romántico que esto pueda sonar, no funciona.

Para poder ser libre una persona necesita desarrollar una disciplina internaque nace de la propia elección y no de la sumisión y para ello es necesario que se produzca el desarrollo de la voluntad, ya que es algo con lo que no se nace.

Es un error fundamental pensar que la voluntad de un individuo debe ser destruida para que pueda obedecer, es decir, que acepte y ejecute una decisión tomada por la voluntad de otra persona. Si aplicásemos este razonamiento a la educación intelectual deberíamos decir que es necesario destruir la inteligencia del niño para que pueda recibir nuestra cultura en su mente.

Conseguir la obediencia de individuos que han desarrollado bien su voluntad pero que deciden seguir la nuestra por su propia elección, eso es muy diferente.

(Maria Montessori, La Mente Absorbente)

¿Cómo favorecer el desarrollo de la voluntad?

El desarrollo de la voluntad depende del desarrollo del niño, pero también del entorno en el que se encuentra. No podemos forzar ni acelerar el desarrollo de la voluntad de un niño, pero sí que podemos favorecerlo, creando un ambiente preparado que ofrezca:

  • Orden y límites, para que el niño pueda desarrollar un orden mental y sienta la seguridad de poder predecir las consecuencias naturales de sus actos y hacerse responsable de ellos.
  • Control de error, para que el niño pueda aprender de sus errores sin necesidad de corrección por parte del adulto, lo que le permite sentir que no depende de otra persona para aprender o para corregir sus errores.
  • Independencia, para que el niño pueda desarrollar su capacidad de elección y sienta que es capaz de tomar decisiones acertadas siguiendo su propia voluntad.

En definitiva, un ambiente donde al niño tiene la oportunidad de coger práctica tomando sus propias decisiones y responsabilizándose de ellas.

¿Se pueden poner límites sin recurrir a castigos, premios...?

Con lo que acabo de comentar creo que está claro que el uso de castigos y premios no tiene mucho sentido, ya que en vez de ayudar al niño a desarrollar su voluntad y su disciplina interna, lo que consiguen es que aprenda a tomar sus decisiones en función de un factor externo.

Hace tiempo escribí un post sobre educar sin premios ni castigos, así que no me detengo mucho en este tema ahora, pero os doy tres claves para poner límites de forma respetuosa:

  • Los límites no pueden ser arbitrarios, deben tener sentido de modo que podamos explicar fácilmente a un niño que un límite está ahí por seguridad o por respeto. Tal vez los más pequeños no lo entiendan al principio, pero ahí entra la siguiente clave:
  • Las normas o límites son iguales para todos, incluidos los adultos. Si los niños ven que todos respetamos las mismas normas entenderán que ellos también deben respetarlas.
  • Enunciamos los límites en positivo, así damos la información de lo que sí se puede hacer y obviamos todo lo que no se puede hacer, por ejemplo: "Sólo estamos de pie en el suelo" en vez de "No nos ponemos de pie en la mesa", No nos ponemos de pie en el sofá", "No nos ponemos de pie en la cama"...

El reto que os propongo para este mes es plantearos cómo veis el tema de la libertad, los límites y la disciplina, y analizar si hay algo que os gustaría cambiar y cómo podéis empezar a hacerlo poco a poco.

En el webinar del viernes 2 de Marzo (2018) hablaremos de este tema con más detalle, y como siempre, tendremos una ronda de preguntas para resolver dudas. Si quieres asistir y tener acceso a la grabación, puedes unirte ahora a RetoMontessori, te espero! ?

(Visited 11.203 times, 1 visits today)

Otros posts que te gustarán:

4 comentarios

  1. Hola Cristina,
    sigo mucho tu blog, y creo q alguna vez, en algún sitio publicaste una especie de cuadrito con las normas de casa, juraría q aquí lo vi, no se si podrías facilitarme la información.
    Por otra parte, a pesar de haber hecho algunos cursos tuyos, otros externos y demás y tratar de aplicar en conjunto la educación montessori con la crianza natural, me surge el problema de q tengo una niña de 28 meses, y uno de tres, y la mayor últimamente pega mucho x aburrimiento o para llamar la atención, y no se como lidiar con el problema, como poner un límite positivo para que cambie la situación, quizá tengas algún consejo que me ayude, estoy un poco desesperada con la situación.
    Un saludo y gracias x tu gran labor.

    1. Hola Rocío,
      Por lo que comentas creo que lo primero que yo haría sería buscar el motivo que lleva a tu hija mayor actuar así, tú comentas que es por aburrimiento o para llamar la atención, busca más a fondo, tal vez si quiere llamar la atención es porque siente que alguna necesidad no está siendo satisfecha, si encontráis cuál es esa necesidad y buscáis la mejor manera de satisfacerla dentro de lo posible, seguro que lo vas a notar en su comportamiento.

      Un saludo y ánimo! 🙂

      1. Hola de nuevo Cristina,
        Hemos llegado a la conclusión de q es por aburrimiento o llamar la atención xq lo hace en los momentos en los q yo tengo q atender al pequeño, de tres meses, y a lo mejor estoy dando el pecho, o cambiándole, o dedicándole un rato y ella pues a veces se entretiene sola, pero cuando no le apetece estar sola o ya se ha aburrido es cuando surge el problema, y la cosa es q hay veces q no puedo hacer más x satisfacer su necesidad xq a lo mejor el pequeño me está requiriendo en ese momento y el papá no está o está ocupado. Me refiero, se xq pega pero no se como actuar cuando lo hace, como frenar esa situación, le decimos q no nos gusta q pegue, q esta mal pegar, e incluso q si pega tiene q irse a otra habitación, pero no se si es lo correcto, o si se podría encontrar una manera más efectiva de solucionar esto.
        Muchas gracias de nuevo,
        Un saludo!

        1. Hola Rocío,
          En esas situaciones que comentas has probado a hacerle partícipe? Por ejemplo si estás dando el pecho al pequeño a lo mejor le puedes pedir que te acerque un cojín para estar más cómoda o que te traiga agua para beber, o si estás cambiándole el pañal le puede pedir que te saque el pañal del cajón, que le diga cosas al bebé mientras le cambias, que lleve el pañal sucio a la basura… Ese tipo de cosas, así en vez de sentir que tiene que llamar tu atención para que le hagas caso es muy posible que no necesite hacerlo porque se va a sentir incluida y además útil porque te está ayudando. Es una idea que suele ir muy bien, no sé si ya lo has probado, si no es así te lo recomiendo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *