Cómo implicar a los familiares en nuestro estilo de crianza – How to get relatives on board with our parenting style

¿Cómo implicar a los familiares en nuestro estilo de crianza? o ¿Cómo educar a mis hijos a mi manera cuando el entorno está en mi contra? son dos preguntas con las que me encuentro a menudo. Si tú también te las ha hecho alguna vez éste post te va a interesar.

Cómo implicar a los familiares en nuestro estilo de crianza es el tema que vamos a trabajar durante el mes de Junio en RetoMontessori. Por si no sabéis en qué consiste RetoMontessori os cuento: Cada mes (normalmente el último martes del mes), publico un post sobre un tema de filosofía Montessori o relacionado con la pedagogía Montessori, que será el tema que trabajaremos durante el mes siguiente en RetoMontessori. Este post estará en el blog a disposición de todo el mundo.

Tres días después del post, es decir, el viernes de esa misma semana, expongo el tema con más detalle en un webinar y los asistentes pueden participar planteando preguntas, compartiendo sus ideas, debatiendo, etc, algo que resulta muy interesante y enriquecedor! Para asistir a estos webinars mensuales es necesario unirse a RetoMontessori, aquí os explico cómo hacerlo.

No quiero enrollarme más sobre el funcionamiento de RetoMontessori para no extenderme mucho, pero si tenéis cualquier duda ya sabéis que podéis dejarme un comentario al final de este post o contactarme por email.

Después de esta intro, vamos al tema:

como implicar a los familiares en nuestro estilo de crianza

En el post del reto de Mayo estuvimos viendo en qué consiste la transformación del adulto, así que ya sabes cómo transformarte en un papá/mamá Montessori, pero ahora te encuentras con un obstáculo importante: ¿Cómo implicar al resto de la familia (pareja, abuelos, tíos y otros familiares que pasan tiempo con tus hijos...) para que ellos también decidan "transformarse"?

Siento decirte que para este tema no existe una solución ideal ni una fórmula mágica que funcione para todos los casos. Cada familia es diferente y cada miembro de la familia es diferente, unas personas están más receptivas que otras a interiorizar ideas nuevas que chocan con las ideas que han tenido durante toda su vida, e incluso en algunos casos hay quien puede sentirse ofendido cuando sugerimos una manera de educar diferente a la manera en que esa persona fue educada (la típica reacción de "¡Pues a mí no me educaron con Montessori y no he salido tan mal!").

Así que mi principal consejo es que hagas un gran ejercicio de empatía cuando vayas a comentar o sugerir a un familiar que trate a tus hijos de una manera determinada, es cierto que lo que le estás pidiendo es que respete tu manera de educar a tus hijos, pero esa persona también debe sentirse respetada o la cosa no funcionará...

Además de ponerte en el lugar de la otra persona hay ciertos consejos que te pueden ayudar para contagiar tu entusiasmo a tus familiares y convencerles de que es lo que tú consideras mejor para tus hijos. Para que veas que no me estoy inventando nada, los consejos que te voy a dar a continuación no son míos, sino de otras madres que han querido compartir su experiencia, por cierto, ¡muchas gracias por vuestra colaboración! 🙂

Dejar que el tiempo nos dé la razón

Pues yo tengo que decir que es una tarea ardua....como todo lo que conlleva cambio, somos muy reacios al cambio, y más con estos temas que nos tocan en algo que tenemos muy adentro: nuestra infancia, nuestra madre y padre... Todo el mundo es muy sensible a sugerencias porque se recibe como una critica a todos esos valores... A mí hasta ahora lo que me ha funcionado ha sido simple y llanamente el ejemplo... Al principio fue algo frustrante porque toda la familia asumía que mi peque era así porque "te ha salido súper buena" (que también!!) Pero después de vernos en acción con su primo (considerado la oveja negra, que no para...) creo que finalmente hemos ayudado y abierto algún debate en la familia y la verdad es que ha sido una ilusión y muy gratificante . Es tan difícil cambiar conciencias!! (Natalia Barca Arias)

Lo que nos cuenta Natalia es justo lo que comentaba antes, muchas veces somos reacios a adoptar ideas que son contrarias a lo que pensábamos, pero sin duda si podemos demostrar que lo que decimos es cierto con nuestro propio ejemplo y con hechos reales, esas nuevas ideas tendrán mucha más fuerza.

Personalmente creo que ésta es una de las formas más efectivas de implicar a la familia, porque ellos mismos se convencen al verlo con sus propios ojos y no se sienten atacados, lo malo es que esta estrategia lleva su tiempo.

También podéis utilizar como ejemplo a personas famosas que recibieron una educación Montessori como Gabriel García Márquez, Ana Frank, Jimmy Wales (cofundador y promotor de Wikipedia), Larry Page y Sergei Bri (cofundadores de Google), Jeff Bezos (fundador de Amazon)...

Realizar juntos actividades de acercamiento a Montessori

Al principio mi marido era un poco reacio con Montessori, pero cuando empezó a ver los resultados con mi hijo pasó a reconsiderarlo. Lo que también ayudó mucho fue que él se preparó para ser técnico en terapias asistidas con animales, este curso le abrió mucho la mente y pasó a ser más abierto con nuevas metodologías pedagógicas. Él va conmigo a las quedadas de Montessori Weekends de Montessori Village y participa mucho. También hemos visto juntos la película sobre la vida de Maria Montessori y eso le ayudó a comprender la filosofía y la mujer que hay detrás de la misma. En casa, nosotros dos estimulamos a nuestro hijo a ayudar a limpiar, ordenar, a poner la mesa, a alimentar los perros, a cocinar con papi... (Alessandra Mosquera)

A Alessandra le ha funcionado muy bien una combinación de lo que comentábamos de dar ejemplo, junto con el hecho de compartir con su marido ciertas actividades de acercamiento a la pedagogía Montessori, como ver películas o documentales, asistir a charlas o escuelas de padres... Si la idea de participar no surge de la otra persona, siempre podemos animarle un poco 😉

La película sobre la vida de Maria Montessori que comenta Alessandra es ésta:

Compartir lo que aprendemos (sin resultar pesados)

A mi familia como estamos fuera les mando lo que voy escribiendo en mi blog Bringing Up Chloe, jeje, y articulos.
A mi marido le cuento todo lo que voy aprendiendo, de Montessori y de todo lo demás! (Cristina Freniche Velázquez)

He puesto entre paréntesis lo de "sin resultar pesados", porque muchas veces estamos tan entusiasmados con nuestros nuevos descubrimientos que tendemos a hablar sin parar de ello y la gente nos empieza a mirar raro, seguro que no soy la única a la que le ha pasado... Por favor, decidme que no... ;P

La idea de Cristina de compartir con su familia mediante un blog lo que va aprendiendo y poniendo en práctica con su hija me resulta familiar (¿cómo pensáis que nació este blog que estáis leyendo ahora mismo?, jeje). Es una buena manera de compartir lo que vamos aprendiendo sin ser intrusivos, en plan "Bueno, yo lo escribo y quien quiera que lo lea..." jejeje.

Si no os apetece escribir un blog, siempre podéis compartir artículos de otros blogs, revistas, etc. que puedan resultar inspiradores para vuestros familiares, o, si les gusta leer, podéis regalarles un libro sobre el tema...

Sobre todo, no convertirlo en un conflicto familiar

Con mi madre fue sencillo, le dije que no interrumpiera al niño cuando estaba concentrado haciendo algo. Que le dejase hacer. Y fenomenal. Con mi suegra ha sido misión imposible. Era incapaz de dejar a Fran haciendo algo sin preguntarle "¿Que haces?/Que bonitoooo/ Te ayudo..."
Quizás no es implicar mucho a mi familia en el método, pero me conformo con poco. (Raquel PRuiz)

Si bien el padre de mi hija no conocía el método, enseguida se enganchó con el ambiente preparado y los materiales que fuimos consiguiendo, la selección de juegos y actividades... y aunque es un trabajazo día a día ve cómo nuestra hija aprende y es muy autónoma y feliz. Este año haremos un esfuerzo muy grande para enviarla a un cole Montessori y es una decisión que nos ha hecho felices a los dos.
La familia política ve todo lo que hacemos un poco raro, pero como vivimos en ciudades distintas tampoco es un conflicto diario. Le he explicado a mi suegra un poco sobre las pautas en casa, el no interrumpir o interferir en los momentos de concentración, pero no hay caso. Para ella todo se arregla encendido la tele, lo cual me fastidia muchísimo pero tengo que aguantar por el bien de la paz familiar (aunque suelo recurrir al "vamos al parque? " para salir de ahí). Igual creo que uno debe relajarse un poco porque los niños perciben nuestra tensión en esos casos. (Maggie)

Raquel y Maggie nos dan una clave importante; aunque la situación no sea ideal y no consigamos que toda la familia siga nuestra manera de educar a nuestros hijos, no debemos convertirlo en un conflicto que afecte a la relación familiar. Tenemos que ser capaces de aceptar la situación y ¡centrarnos en lo positivo!

¿Qué te parecen estas estrategias? ¿Has probado alguna?  En el webinar del 27 de Mayo  hablaré más en detalle sobre este tema y compartiremos anécdotas y experiencias, ¡únete a RetoMontessori para asistir! 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

[cresta-social-share]


How to get relatives on board with our parenting style

How to involve our relatives in our parenting style? o How to raise children in my own way when the environment is against me? are two questions with which I find myself often. If you too ever has made this post will interest you.

In this post I talked about the preparation of the adult, so you know how to transform into a Montessori parent, but now you hit a major obstacle: How to involve the rest of the family (partner, grandparents, uncles and other relatives who spend time with your kids...) so that they too decide to "transform"?

I'm afraid there is no ideal solution nor a magic formula that works for all cases. Each family is different and every member of the family is different, some people are more receptive than others to internalize new ideas that clash with the ideas they have had throughout their lives, and in some cases some people may be offended when we suggest a way to educate different from the way that person was educated (the typical reaction of "Well, I wasn't raised  Montessori and I'm ok!").

So my first advice is to do a great exercise in empathy when you suggest a family member to treat your children in a certain way, it is true that what you're asking is that they respect the way you raise your children but that person should also feel respected or it will not work...

In addition to putting yourself in the other person's shoes, there are certain tips that can help you spread your enthusiasm among your family and convince them that Montessori is what you think is best for your children. The advice I'll give below are not just mine, but from other mothers who wanted to share their experience, by the way, thank you very much for your help! 🙂

Let time prove us right

Well I have to say it is a daunting task .... we are very reluctant to change, and more with these issues that touch something we have deep inside: our childhood, our mother and father. .. everyone is very sensitive to suggestions that might feel as a criticism of all those values ... What has worked for me has been quite simply the example... At first it was frustrating because all my family assumed that my daughter "is such a good girl" But after seeing us in action with his cousin (considered the black sheep) I think we've finally helped open some debate in the family and the truth is that it was very rewarding. It is so hard to change minds!! (Natalia Arias Barca)

What Natalia tells is just what I said before, we are often reluctant to adopt ideas that are contrary to what we thought, but if we can prove that what we say is true with our own example and with facts, these new ideas will have much more power.

Personally I think this is one of the most effective ways to involve the family, because they themselves are convinced to see it with your own eyes and not feel attacked, the "but" is that this strategy takes time.

You can also use the example of famous people who received a Montessori education as Gabriel García Márquez, Anne Frank, Jimmy Wales (founder and promoter of Wikipedia), Larry Page and Sergei Bri (co-founders of Google), Jeff Bezos (founder of Amazon). ..

Do together Montessori learning activities

At first my husband was a little reluctant to Montessori, but when he began to see the results with my son he reconsidered. What also helped a lot was that he was preparing to be technician in animal-assisted therapy, this course opened his mind and became more open with alternative teaching methodologies. He goes with me to "Montessori Weekends" and participates a lot. We have also seen together the film about the life of Maria Montessori and that helped him understand the philosophy and the woman behind it. At home, the two of us encourage our son to help clean, sort, set the table, to feed the dogs, cook with Daddy... (Alessandra Mosquera)

For Alessandra has worked very well a combination of the previous tip, along with sharing with her husband certain activities Montessori approach to teaching, such as watching movies or documentaries, attend lectures or parents courses... If the idea of participating does not arise from the other person, we always encourage them a little 😉

Share what we learn (without being too intense)

We live far from my family, so I send  them what I write in my blog Bringing Up Chloe, hehe, and articles.
I tell my husband  everything I learn about Montessori and everything else! (Cristina Freniche Velázquez)

I have added "without being too intense," because many times we are so excited about our new discoveries tha we tend to talk endlessly about it and people start to look at us weird, I'm sure I'm not the only one who has felt this... Please don't tell me I am... ;P

Cristina's idea of sharing  with her family through a blog what she is learning and practicing with her daughter sounds familiar to me (how do you think this blog you are reading was born? hehe). It's a good way to share what we learn without being intrusive, as in "Well, I write and whoever wants to read it...".

If you do not want to write a blog, you can always share articles from other blogs, magazines, etc. they can be inspiring for your family, or if they like to read, you can give them a book on the subject ...

Last but not least, not turn it into a family conflict

With my mother was simple, I told her not to interrupt the child when he was concentrated doing something. Let him do. And it worked great. With my mother in law it has been mission impossible. She was unable to leave himdoing something without asking "What are you doing? / That is sooo beautiful... / May I help you..."
Maybe not much to involve my family in Montessori, but I'm happy with little. (Raquel PRuiz)

While the father of my daughter did not know the method, he was immediately hooked up with the prepared environment and materials, selection of games and activities... and although it is a daily work we see how our daughter learns and is very independent and happy. This year we will make a great effort to send her to a Montessori school and is a decision that has made us both happy.
Political family sees everything we do a little weird, but we live in different cities so it is not a daily conflict. I explained to my mother in law a little about the guidelines at home, not disrupt or interfere in moments of concentration, but no success. She solves everything by turning the TV on, which annoys me a lot but I have to endure for the sake of family peace (although I try to reconduct the situation by saying "Shak we go to the park?" to get out of there). Anyway I think we must relax a little because children perceive our stress in those cases. (Maggie)

Rachel and Maggie give us an important clue; although the situation may not be ideal and we can't get the whole family to follow our parenting style, we should not turn it into a conflict that affects the family relationship. We must be able to accept the situation and focus on the positive!

(Visited 6.904 times, 1 visits today)

Otros posts que te gustarán:

19 comentarios

  1. Estoy deseando poder poner en practica con futuros hijos todos tus consejos. Como profesora soy una enamorada de Montessori.

    Me parece un reto muy acertado porque siempre he pensado que si todos conociéramos mejor esta pedagogía las cosas serían muuuy diferentes.

    Muchas gracias,

    Alba

    1. Tienes toda la razón Alba, muchas veces la gente rechaza cosas maravillosas, como por ejemplo Montessori, por puro desconocimiento. Por eso es importante hacerlo llegar cada vez a más gente, ese es el objetivo de este blog! 🙂

      Gracias por leerme 🙂

  2. Hola! Y qué pasa cuando el ejemplo no te da la razón? En mi caso mis sobrinas, que son educadas con mucho amor pero con premios y castigos y con poca autonomía, son niñas mucho más “buenas” que mi hijo. Mi hijo (3 años) tiene más temperamento, y entre otras cosas, todavía resuelve los problemas pegando. Tampoco se come todo, ni siquiera acepta a veces sentarse a la mesa con los demás mientras mis sobrinas se sientan dócilmente y se comen todo a veces por iniciativa propia, otras obligadas. Aunque mi familia política nunca me ha reprochado nada, yo siento que piensan que nos estamos equivocando y lo malo es que los resultados en este momento les dan la razón. A mí me está resultado muy difícil, la verdad. Un saludo y muchas gracias por toda la información que nos das!

    1. Es una muy buena pregunta… El problema en este caso es que mucha gente ve sólo a corto plazo, en ese caso es fácil por ejemplo pensar que un niño educado con castigos “se comporta mejor” que uno educado con consecuencias, la diferencia viene en lo que queremos para nuestros hijos (sobrinos, nietos…) a largo plazo, ¿queremos que sean sumisos y dóciles o que actúen por propia iniciativa? ¿Queremos que hagan las cosas bien por miedo a un castigo o por el simple hecho de sentirse satisfechos por hacer lo correcto?

  3. Muy interesante el tema de este mes! A mí también me ha pasado lo de entusiasmarme demasiado baja

    En mi caso con mi familia lo comparto y con mi marido también, y más o menos todos me hacen caso (unos más, otros menos, otros nada).

    Pero no soy muy exigente porque tampoco creo que le vaya a hacer tanto daño que personas que no están con él diariamente no sigan Montessori 100%, así que no me preocupa 😉

    1. Jajaja, sí, es fácil entusiasmarse, es un efecto secundario que tiene Montessori, jejeje! Haces bien en no ser demasiado exigente, porque al final eso puede crear tensiones y conseguimos un efecto negativo…

  4. Yo también me lancé con el blog, por los mismos motivos, compartir y no ser pesada, poder hablar (escribir) sobre lo que me apasiona sin sentir que voy a aburrir a todo el mundo (si apetece, lo leen; si no, no). Todavía me sigue sorprendiendo cuando quedo con alguien y me dice que lee mi blog (sobre todo porque como nadie comenta a veces pienso que escribo solo para mí, jeje).

    1. Gracias Paula! A mí a veces también me sorprende los pocos comentarios que hay en algunos posts, pero luego te das cuenta de que mucha gente lee pero no comenta 😉

      Un saludo!

  5. Lo de las suegras que inteŕrumpen es todo un clásico, jejeje. Mi bubu tiene 6 meses aún, me dedico a allanar el terreno ya para que, como hice con el blw, cuando llegue el momento nadie me cuestione.

  6. Muy buenos tus post, aquí con mi pequeño,desde Argentina, de casi dos años ponemos en práctica muchas metodología y filosofías de Montessori. El peque no está escolarizado, queda unas horas con mi suegra mientras yo estoy en el trabajo, quien ha sido ampliamente perceptiva a los nuevos conceptos de crianza que le hemos porpuesto, los pone en práctica sin quejas y ahora disfruta como nosotros de los hermosos resultados ! Fermín lava solo sus manos en su baño adaptado, ( que fue mirador con cara rara al principio por toda la familia, y ahora lo adoran!) Usa y ordena sus juguetes en su ambiente preparado, cocina con nosotros en su torre, habla casi perfecto y aquí estamos aprendiendo letras y números. Avanzamos mucho en gestionar sus rabietas, ( admito que me cuesta más gestionar las mías que las de el…) Enojado por varios días con su biberón porque no entraba bien el aire y no le permitía chupar, la golpeó, la tiró y lloro varios días..finamente una noche le pasa lo mismo, y me dice con naturalidad que estaba enojado con el bibe… Casi me desmayo! En este caso el tiempo nos está dando la razón, mi papá fue quien más me crítico y objeto nuestra crianza, justo ayer me dice, la inversión. De tiempo y crianza q han hecho es estupenda…! Gran sorpresa para mi…. Gracias por este espacio! Aprendo mucho! Mis saludos!

    1. Gracias por compartir tu experiencia Melisa! Es alentador cuando los demás se dan cuenta de que todos esos detalles que les parecían tan raros tenían sentido! 🙂

  7. Para mí, complicado con padres y suegros, aunque por suerte no vivimos en la misma ciudad y ahora ni siquiera en el mismo continente. De bebés, para que no les “ayudaran” en cuanto intentaban voltearse, reptar, etc. (y obviando los “ay, cariño, que tu mamá no te pone calcetines y vas a coger frío). De más mayorcitos, para que no les ayuden al comer (aunque como me levante a coger algo a la cocina me encuentro a alguien dándole de comer al pequeño), que respeten sus tiempos de atención o sus rabietas (“parece que tengas dos años”, le dijeron en una ocasión a mi hija, que acababa de cumplir tres. Y la que más me dolió, porque me lo comí por la paz familiar, “como no te calles te doy un bofetón” – un día en que la niña había pedido agua en un bar, no se la habían traído y a la hora de irse se tiró al suelo gritando -estábamos en terraza- porque tenía sed). Uf. Para mí lo malo es que cuando los veo es como mínimo una semana y en su casa, así que acumulo mucha tensión.

    Y como, aunque nos enfadamos de vez en cuando como todo el mundo, no está acostumbrada a que le hablen sistemáticamente desde una posición de poder, se enfada con los abuelos y eso acaba mellando en el ambiente. Un día le pregunté por qué le respondía mal a su abuela y me dijo que era porque su abuela siempre le hablaba mal y ella estaba enfadada por eso. Me costó mucho darle la vuelta al asunto, porque claramente tenía razón, pero intenté convencerla diciéndole que todo el mundo merecía que le hablaran bien y que no había que hacer a los otros lo que nos hacen, aunque no nos guste. Pero claro, mi hija aún no ha cumplido los cuatro, entiende lo que entiende…

    Además, nosotros tenemos el “problema” del bilingüismo: mi marido es francés y los niños entienden los dos idiomas, aunque como hasta sus tres años hemos vivido en Madrid, la niña hablaba mucho mejor el español (el niño aún no tiene dos años). Ahora el tema ha cambiado un poco, pero las navidades en que estaba a punto de cumplir los 3 años estuvo súper estresada en Francia porque no hacía más que oír el famoso “si no me hablas en francés no te entiendo”. Y yo venga a pedir que hicieran un esfuerzo por entenderla, que eso no se dice ni en aulas de adultos…

    Y menos mal que la niña, aunque tiene un carácter muy fuerte (yo se lo fomento, intentando limar los extremos) come de todo, entiende muy bien las normas, organiza su tiempo sin depender de nadie y es muy sociable – y el niño es aún pequeño aunque va por el mismo camino. No quiero ni pensar si me hubieran “salido rebeldes” en cómo serían esos días en casa de familiares…

    En fin. Perdón por el rollo. Pero este tema me llega muy hondo porque no sé gestionarlo bien. Tal vez sea precisamente en mí donde haya que hacer un cambio.

    Un abrazo y gracias por el blog,

    Ana

    1. Gracias Ana por compartir tu experiencia. Con unas personas cuesta más que con otras, pero me quedo con tu última frase, si no puedes cambiarles a ellos tal vez tengas que cambiar tú… en el sentido de tomarte esas situaciones de otra manera (es más fácil decirlo que hacerlo, lo sé, jeje). Me alegro de que al menos te hayas desahogado un poco 🙂

      Un abrazo y gracias a ti por leerme 🙂

  8. Hola. Estoy muy contenta con esta filosofía, sin embargo, me esta siendo difícil aplicarla. Tengo un hijo de 6 años, muy agresivo y sin ganas de estudiar. Espero que poco poco podamos salir adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *