Cómo trabajar nuestra paz interior para educar desde la calma

Este mes comenzamos un poco tarde con el reto mensual, pero seguro que así estamos ya más que aterrizad@s después de las vacaciones y lo cogemos con ganas y con energía, ¿sí?

Hace un par de semanas os pregunté qué aspectos de la crianza os gustaría mejorar este 2019 y hubo varios temas que se repetían, uno de ellos era éste: Cómo trabajar nuestra paz interior para educar desde la calma. De hecho hubo alguien que lo enunció con estas mismas palabras y me pareció tan acertada la manera de expresarlo que lo he dejado tal cual cómo título del RetoMontessori de Enero.

Por si no sabes en qué consiste RetoMontessori te cuento: Cada mes publico un post sobre un tema de filosofía Montessori o relacionado con la pedagogía Montessori, que será el tema que trabajaremos durante ese mes en RetoMontessori. Este post está en el blog a disposición de todo el mundo.

Tres días después del post, es decir, el viernes de esa misma semana, expongo el tema con más detalle en un webinar y los asistentes pueden participar planteando preguntas, compartiendo sus ideas, debatiendo, etc, algo que resulta muy interesante y enriquecedor! Para asistir a estos webinars mensuales es necesario unirse a RetoMontessori, aquí te explico cómo hacerlo.

No quiero enrollarme más sobre el funcionamiento de RetoMontessori para no extenderme mucho, pero si tienes cualquier duda ya sabes que puedes dejarme un comentario al final de este post o contactarme por email.

Después de esta intro, vamos al tema:

Eso de educar desde la calma suena genial, ¿verdad? Y lo de la paz interior ya ni te cuento, porque no sólo nos sirve para ser mejores madres y padres, sino para ser mejores seres humanos en general y además sentirnos genial, ¡me apunto! El problema es que puede sonar abstracto e incluso utópico y no sabemos muy bien cómo conseguirlo (o al menos intentarlo, jeje). Así que hoy vamos a ver dos ideas que nos van a acercar a ese estado de calma y de paz interior, ideas que podemos poner en práctica desde hoy mismo y que pueden marcar una diferencia. 

Autocuidado (llenar la jarra)

Si una cosa es básica para poder estar en calma o al menos acercarnos a ese estado, es tener nuestras necesidades atendidas. Ya conocéis el símil de la jarra; no puedes llenar las jarras de los demás si la tuya está vacía, es tan fácil en teoría y tan difícil en la práctica... Porque cuando nos convertimos en madres o padres de pronto sentimos sobre los hombros el peso de la responsabilidad: "Tengo a esta criatura que depende de mí, tengo que atender sus necesidades, esa es mi prioridad ¡y mi responsabilidad! Ya me ocuparé de mis propias necesidades cuando tenga tiempo..."

Y damos, damos, damos... Vaciamos nuestra jarra y se nos olvida ir rellenándola porque no tenemos tiempo, y a menudo pasa bastante tiempo hasta que nos damos cuenta de que nuestra jarra está completamente vacía. Eso si tenemos la suerte de darnos cuenta, porque puede pasar que simplemente estemos en un estado de crispación constante, que nuestro ánimo y nuestra energía estén por los suelos, que los días se nos hagan cuesta arriba y las noches cuesta abajo... y que ni siquiera seamos capaces de ver el motivo de todo ese malestar. En ese estado hay muchas sensaciones, pero calma y paz interior ya os digo que no.

Así que mi primera propuesta para trabajar nuestra paz interior es practicar el autocuidado, en la forma que queramos y podamos, para alguien puede ser ducharse sin que el baño esté lleno de gente, para otra persona puede ser salir a correr, para otra puede ser ir al cine a ver algo que no sea de dibujos animados... Ya me entendéis, cada cual se conoce y sabe lo que necesita para llenar su jarra (y si no lo tienes claro, entonces tienes que empezar por ahí).

Cuando estás en un momento de crisis-cansancio-estrés en el que sientes que tu jarra se está vaciando porque tienes que atender las necesidades de tus peques (o de otras personas), el hecho de pensar "bueno, sé que dentro de un rato podré volver a llenar mi jarra" hace que la situación sea menos dramática y te ayuda a recuperar parte de la calma que estabas perdiendo (o que habías perdido por completo), ¡al menos así lo siento yo!

Si la falta de tiempo es un problema entonces es que no estamos haciendo del autocuidado una prioridad, qué es más importante para tu bienestar y tu paz interior, ¿tener las ventanas relucientes o leer un ratito ese libro que tanto te gusta? Lo dicho, cuestión de prioridades 😉

Cambiar la mirada

Otro factor que me parece importante para trabajar mi paz interior es mi manera de ver el mundo, la vida y las personas, en concreto en este caso esas personitas que son mis hijos.

Al hablar de cambiar la mirada me refiero a:

  • Aprender a manejar mis expectativas.
  • Descubrir mis creencias limitantes y cambiarlas por otras más potenciadoras.
  • Reconocer mi ego y no dejar que tome el control de mis emociones y de mis decisiones.
  • Entender cómo funcionan mis emociones y las de los demás para poder gestionarlas mejor.

Todo esto conforma mi manera de interpretar la realidad, y el hecho de trabajarlo ayuda mucho a tomarme esa misma realidad de otra manera, a tomar las riendas y no sentirme víctima de las circunstancias.

Seguramente has oído hablar del cortisol, es una hormona esteroidea que produce nuestro cuerpo ante situaciones de estrés para ayudarnos a enfrentarnos a los problemas, es una hormona necesaria para nuestra supervivencia pero el problema viene cuando tenemos un nivel elevado de cortisol constantemente. Lo curioso es que producimos cortisol sólo con imaginarnos una situación estresante, aunque en realidad la situación no llegue a suceder.

¿Te imaginas la cantidad de cortisol innecesario que producimos cada vez que nos preocupamos por algo antas de que ocurra, o que interpretamos una situación inofensiva como una amenaza, o que nos tomamos algo a la tremenda? Todo ese exceso de cortisol hace que estemos en un estar constante de alerta, de estrés, y no parece que el estrés sea muy compatible con la calma y la paz interior, ¿me equivoco?

Mi conclusión es que si cambiamos nuestra mirada, si somos capaces de relativizar, de darle a cada cosa la importancia que tiene, si podemos trabajar todo esto nos vamos a ahorrar mucho estrés innecesario y nos va a resultar más fácil acercarnos a ese estado de calma.

 

En el webinar del viernes 18 de Enero (2019) hablaremos de todo esto y veremos los casos prácticos que propongáis y alguno más que contaré yo. Si quieres asistir y tener acceso a la grabación, puedes unirte ahora a RetoMontessori, te espero! 😉

(Visited 3.015 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares